Privatización de lo público: a la busca del negocio

Desde FeSP-UGT siempre se ha entendido la necesidad de unos servicios públicos que desde el Estado cubran las necesidades esenciales que la sociedad demanda. En esa línea programática, FeSP-UGT defiende que los Servicios de Extinción de Incendios figuren entre los que se denominan esenciales, por contribuir de manera muy directa en la salvaguarda de la seguridad de las personas y de los bienes, no solamente de los bienes materiales sino también de los bienes medioambientales que tanta influencia tienen en nuestro devenir, y que no deben estar sujetos a criterios economicistas ni de beneficios empresariales, al igual que en otras áreas como la Sanidad, la Educación, etc.

Por ello FeSP-UGT, denuncia las actitudes de algunas Administraciones que se empeñan en ignorar intencionadamente los principios que toda Administración Publica debe perseguir que no es otra que la de facilitar al ciudadano los servicios públicos a las que está obligada, en lugar de facilitar la entrada de empresas privadas a sabiendas del detrimento que supone en la eficacia y eficiencia del servicio que proporcionan.

Entre estas Administraciones, figura “ejemplarmente” en cabeza , de lo que no se debe hacer” la Comunidad Autónoma de Galicia. Ahí está la última adjudicación que se ha hecho a una empresa privada y que previsiblemente entrará en vigor en Setiembre, afianzando y consolidando un sistema totalmente anacrónico, ineficaz e insuficiente, a pesar de que desde la Xunta se asegura “que el sistema funciona razonablemente bien”.  A la vez se intenta oscurecer e invisibilizar a los pocos servicios públicos existentes, como ya ocurrió en el accidente ferroviario de Angrois, en el que se primó de forma totalmente irresponsable la intervención de Servicios  privados en detrimento de los Servicios Públicos, aun teniendo un tiempo de respuesta menor, y hubo que asistir a una enorme descoordinación, como también ocurrió en el siniestro de Fandicosta en Moaña, en el que se impidió el desplazamiento al siniestro a los Bomberos de Vigo, cuando allí solamente estaban atendiendo a todo un incendio de una nave industrial con riesgo de propagación a dos tanques de 10.000 litros de amoniaco con cuatro vehículos con cuatro bomberos.

Aun así la Xunta sigue haciendo oídos sordos al clamor que desde los Sindicatos y el colectivo de bomberos se le hace llegar, y se mantiene en contra de la mayoría de las Leyes de Emergencia Autonómicas en vigor, en las que en todas se contempla al bombero como agente de la autoridad en el ejercicio de sus funciones, lo que habilita  y respalda a los bomberos en sus intervenciones ( desalojos, accesos, corte de vías, etc), poniendo al descubierto un problema jurídico a las intervenciones de los bomberos privados que no tienen esta condición.

De igual modo y al estar sujetos a criterios economicistas, en los que las partidas de beneficios-perdidas, marcan la filosofía de la empresa y por tanto de su línea de acción, sus dotaciones de personal se ven repercutidas sensiblemente a la baja, de modo que diariamente hay dotaciones de tres bomberos para atender todas las incidencias que surjan, quedando el parque vacío desde el momento que hay una intervención. De igual modo, las condiciones socio-laborales del personal están muy por debajo de los bomberos públicos, a efectos de jubilación,  a efectos formativos, a efectos retributivos, a efectos de equipamientos, a efectos de comunicaciones, a efectos de procedimientos operativos, etc., etc., todo lo cual repercute  muy negativamente en lo único que debe interesar, como es la respuesta rápida, segura y eficaz a cualquier llamada de auxilio del ciudadano que en definitiva es a quien servimos y a quien nos debemos y no a una cuenta de resultados.

Mientras tanto todo esto sucede, tenemos que contemplar como el Sr.Feijoo se hace una fotografía con una manguera en la mano “extinguiendo” lo que queda de un incendio forestal, lo que nos lleva a reflexionar irónicamente y a entender los desastrosos incendios forestales que han asolado y asolan las tierras gallegas en este infausto mes de agosto y como se han atacado y solucionado los mismos, porque según aseguran desde la Xunta “el sistema funciona razonablemente bien”, ……si y… ahí están los resultados.

Por todo ello FeSP-UGT denuncia nuevamente este modelo de gestión indirecta de un Servicio Público esencial, totalmente en crisis,  que responde a rentabilidades económicas para terceros en lugar de rentabilidad social y que atenta gravemente a un bien imprescindible como es la seguridad.

POR UN SERVICIO POUBLICO DE CALIDAD

 

CANAL YOUTUBE

 

 

 

ÚLTIMOS TWEETS

SÍGUENOS EN FACEBOOK

 

 

       

        

IR ARRIBA