Día Internacional de la niña: Un marco de apoyo a la prevención de la violencia contra la mujer

La violencia contra la mujer es una de las violaciones de derechos humanos más presente en el mundo, causada por la desigualdad de género, la discriminación y las dañinas normas culturales y sociales. Cada vez se reconoce más como un tema de salud pública que afecta negativamente a la salud de las mujeres. Se estima que aproximadamente el 35 % de las mujeres del mundo han sufrido violencia sexual o física por parte de su pareja o violencia sexual no conyugal a lo largo de sus vidas (OMS, 2013). La preponderancia y el grave impacto de esta violencia la convierte en uno de los temas por tratar más importantes de nuestro tiempo.

Gracias a los esfuerzos de los movimientos de mujeres, gobiernos y partes interesadas, el tema de la violencia contra la mujer se ha convertido en una prioridad de los derechos humanos mundiales, de salud y de las agendas para el desarrollo. La eliminación de todas las formas de violencia contra las mujeres y niñas y de todas las prácticas nocivas son ahora parte de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y se incluyen como objetivos concretos (objetivos 5.2 y 5.3) en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, proporcionando un firme mandato para el progreso. Muchas de las respuestas que se han dado hasta la fecha a la violencia contra la mujer se han centrado principalmente en la intervención de las personas afectadas tras producirse la violencia. Dichas estrategias son fundamentales para paliar los devastadores efectos mentales, físicos, sociales y económicos de las mujeres que sufren la violencia, garantizar la justicia y prevenir su reaparición. Es importante seguir mejorando estas respuestas. Igualmente, aumenta la necesidad de tratar otros factores más generales que contribuyen a que prevalezca entre la población y de implementar programas para prevenir que la violencia se llegue a producir.

Ver en línea/descargar

IR ARRIBA