El Acuerdo de París sobre cambio climático entrará en vigor el 4 de noviembre

Tras la ratificación del acuerdo sobre cambio climático adoptado en París el mes de diciembre pasado los gobiernos firmantes están obligados a tomar medidas para lograr los objetivos relativos a limitar el aumento de la temperatura en este siglo a menos de 2ºC con respecto a los niveles de la era preindustrial y proseguir los esfuerzos para que ese aumento no supere los 1,5ºC.

Las dos condiciones para la entrada en vigor del Acuerdo suponían: que al menos 55 partes lo ratificaran y que éstas sumaran como mínimo el 55% de las emisiones globales de gases contaminantes. Según el gráfico de la secretaría de la Convención Marco de la ONU sobre Cambio Climático (CMNUCC), este objetivo se ha logrado con 74 partes de las 197 de la convención, lo que representa el 58,82% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

Al superar estos dos umbrales, el acuerdo entrará en vigor 30 días después de su ratificación, es decir el próximo 4 de noviembre de 2016, unos días antes del inicio de la celebración de la Cumbre del Clima que este año tendrá lugar en Marrakech (Marruecos) del 7 al 18 de noviembre (COP22).

En este contexto, UGT denuncia que el hecho de que la temperatura haya aumentado un grado y que las emisiones de gases efecto invernadero (GEI) continúen incrementándose implica la urgencia de implementar el Acuerdo de París en su integridad. Se prevé además, que el carácter desigual de los efectos del cambio climático amplifiquen las diferencias regionales e incremente las disparidades económicas entre ellas.

Por este motivo, un asunto clave es asegurar que realmente se movilizan para 2020 los 100.000 millones de dólares que los países desarrollados han prometido a los países en desarrollo. También se deben producir inversiones mayores por parte de inversionistas, bancos y sector privado con el objetivo de lograr la cifra de entre 5 y 7 billones que se necesita para hacer posible la transformación a nivel mundial.

UGT insta al compromiso de contener el calentamiento global y recuerda que el cambio climático representa uno de los principales retos ambientales con efecto sobre la economía global y bienestar social.

Asimismo, UGT denuncia el repunte de las emisiones de gases de efecto invernadero en España en un 3,2% en 2015 respecto a 2014 y un  18% respecto a 1990, (según informe aportado por el Observatorio de Sostenibilidad), alejándose de la tendencia de la UE.

Estos datos muestran la falta de compromiso del Gobierno con las políticas de cambio climático y con la necesidad de abordar una transformación energética e industrial, que reoriente nuestra economía en la senda de avance hacia un modelo productivo bajo en carbono y generador de empleo decente.

 

IR ARRIBA