UGT demanda la retirada del amianto de las infraestructuras de los centros de trabajo

Tras la aprobación del Acuerdo por parte de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía para la retirada progresiva del amianto de las infraestructuras públicas educativas, UGT reivindica que la actividad laboral se desarrolle bajo condiciones de seguridad y salud idóneas y considera como principio prioritario garantizar las mismas en todos los centros de trabajo.

Teniendo en cuenta que durante la segunda mitad del siglo XX, el amianto fue utilizado profusamente para la fabricación de materiales de construcción, UGT es consciente de la preocupación en la población ante su existencia en algunas de las construcciones escolares y demanda su paulatina retirada de los centros educativos.

El amianto está relacionado con diversas enfermedades graves y reconocido por la OMS como cancerígeno al mismo nivel que el tabaco. Además, no tiene una dosis segura de exposición, con una sola fibra que penetre en los pulmones puede desarrollarse el mesotelioma, un tipo de cáncer, vinculado a este material.

De este modo, la conferencia europea sobre el amianto de 2003, culminó con la declaración encaminada a reducir los riesgos derivados del amianto, instando a la Organización Internacional de Trabajo, a ayudar a los estados miembros a elaborar planes de acción nacionales. El objetivo de esta Declaración es la gestión, el control y la eliminación definitiva del amianto del entorno laboral y social.

Coincidente con el objetivo europeo de la desaparición del amianto para el año 2028, UGT demanda una legislación y un proyecto nacional que obligue a la retirada inmediata de este elemento de las construcciones educativas y centros laborales.

Asimismo, reclamamos el desarrollo de una acción específica consistente en la planificación de actuaciones para identificar los edificios públicos escolares con materiales que contengan amianto y evaluar el estado de dichos materiales para proceder, en su caso, a su retirada gradual.

El amianto no es monopolio del sector industrial y pese a estar reconocido como un cancerígeno de los más peligrosos, el amianto sigue presente en las escuelas.

Ante esta perspectiva, UGT insta a seguir las recomendaciones recogidas en la "Guía de buenas prácticas para prevenir o minimizar los riesgos del amianto en los trabajos en los que esté presente (o pueda estarlo), destinada a empresarios, trabajadores e inspectores de trabajo, publicada por la Dirección General de Empleo, Asuntos Sociales e Igualdad de oportunidades de la Comisión Europea".

La ejecución de la planificación debe conllevar una serie de actuaciones que sean evaluadas y coordinadas por personal técnico cualificado, y que comprendan, entre otras medidas, la elaboración de un registro de aquellas instalaciones educativas con amianto y la evaluación y propuesta de actuación sobre dicho elemento, según sus circunstancias particulares.

UGT demanda la colaboración con los agentes sociales y otras partes interesadas a escala europea, nacional y regional para desarrollar y compartir planes de acción de gestión y eliminación del amianto y reclama mejorar las condiciones de habitabilidad y sostenibilidad de las infraestructuras escolares y los centros de trabajo.

IR ARRIBA