Mujer y Políticas Sociales

Acabar con la violencia: nuestra responsabilidad

En estos días al leer las noticias no puedo dejar de pensar en Miren, Laura, Montse o Sabela, están en su último curso antes de dar uno de los grandes saltos de su vida, ellas van a segundo de bachillerato y tienen 16 o 17 años. Entre clases, deporte y aficiones cada fin de semana salen a divertirse y cada viernes o sábado vuelven a sus casas. Se avisan unas a otras por el grupo de whatsapp de amigas que han llegado y están ya sanas y salvas en sus hogares. No tienen miedo, pero les hemos enseñado que se tienen que cuidar y proteger. De alguna manera, han aprendido a que deben acompañarse unas a otras, mejor que no vayan solas, que no vuelvan demasiado tarde, que vistan modernas pero que sus ropas no den a entender que son chicas “fáciles”, mejor si no beben, si lo hacen que controlen sus copas no vaya a ser que alguien les eche algo y luego pueda hacerlas daño, pero lo mejor es que siempre beban con moderación, la moderación suficiente para poder defenderse. Miren, Laura, Montse y Sabela han interiorizado y hemos normalizado que deben estar en alerta.

Estos días, también pienso en Joan, Xabi, Pablo y Nacho. También están en segundo de bachillerato, comparten aulas con Miren, Laura, Montse y Sabela y al igual que ellas, sus vidas transcurren entre las clases, el deporte y los planes festivos del fin de semana. Ellos no se avisan al llegar a casa, tampoco tienen miedo en el regreso a sus hogares y si lo hay esta relacionado con que les puedan robar, una pérdida de carácter material. A ellos también les damos consejos para que se cuiden, les hacemos comentarios sobre su ropa, queremos que vayan guapos, pero ni se nos pasa por la cabeza la expresión de “chico fácil”, que carece de todo sentido, queremos que no beban alcohol y si lo acaban haciendo que también sea con moderación, porque queremos que lo pasen bien, pero no tenemos miedo a que puedan ser agredidos sexualmente.

Pienso en ellas y ellos, al ver las noticias sobre el juicio de Sanfermines donde cinco chicos son acusados de agredir sexualmente en grupo a una chica en las fiestas de Pamplona en 2016. Observo la cobertura que están realizando los medios de comunicación y cómo se está desarrollando el proceso judicial y me recuerdo la importante labor que tenemos la comunidad educativa para contribuir a la transformación social. Siempre he considerado fundamental la educación para la igualdad, fomentar que chicas y chicos tengan las mismas oportunidades, construyan relaciones sanas y positivas de forma que acabemos con la lacra social que supone la violencia de género. Sin embargo, y reconociendo que el trabajo realizado en materia de igualdad hasta el momento da sus frutos, creo que es urgente garantizar que las leyes aprobadas sean una realidad y que los planes diseñados en este sentido cuenten con el presupuesto para ser aplicados y que el Pacto de Estado contra la violencia apoyado por todos los grupos políticos presentes en el congreso tenga una hoja de ruta, con calendario y dotaciones económicas. Necesitamos recursos para que nuestras chicas y chicos no estén en la obligación de seguir siendo valientes y heroicas, queremos, como se corea en las movilizaciones feministas que sean libres.

Es fundamental que en todos los niveles de sistema educativo se integre la perspectiva género en la elaboración del currículo y la elección de los contenidos. En nuestras aulas desde infantil hasta la educación superior se encuentran chicos y chicas que tienen que aprender a relacionarse con respeto, que deben saber valorarse, que tienen que apreciar la oportunidad de la diversidad y aprender a exigir la igualdad de derechos. Chicas y chicos que necesitan de una educación emocional que les enseñe a poner nombre a sus emociones, que les asegure una buena autoestima, que les facilite aprender la gestión pacifica de los conflictos, que les permita construir relaciones basadas en el consentimiento y en el cuidado de las personas. Tenemos que borrar de nuestras aulas la idea de “chica fácil”, debemos eliminar cualquier posibilidad de complicidad con la agresión, no hay excusa ni contexto en el que se deba justificar la violencia.

En nuestras aulas se forman periodistas que tendrán la responsabilidad de informar verazmente, con crónicas y reportajes donde conseguir avanzar en romper con los estereotipos machistas. A través de su pluma la sociedad conseguiremos entender la complejidad de la violencia de género. En nuestras facultades de derecho están las juezas, fiscales y abogados del mañana y es fundamental su formación con perspectiva de género para que los procesos judiciales sean justos y no se revíctimice a las mujeres que han sufrido una agresión o han vivido una relación con violencia de género. Es imprescindible que se cuestione y se pregunte a quien supuestamente ha cometido el dolo y no a quien lo ha sufrido.

Según las investigaciones del Ministerio de Interior y del Observatorio de la violencia de género sólo se denuncian el 10% de las agresiones sexuales, vemos la punta de iceberg de las violencias que se producen contra las mujeres. Si queremos afrontar esta realidad, si nuestro interés es erradicar la violencia, como así nos lo recuerda el 25 de Noviembre, un paso previo es asumir la credibilidad de las mujeres y por tanto acabar con el mito de las denuncias falsas.

Miren, Laura, Montse y Sabela y como ellas tantas otras, todas las mujeres y niñas de este país no se merecen vivir en alerta ante una posible agresión, y si las agreden no deben sentirse culpables ni responsables, no hay nada que lo justifique, no deberían ser valientes para denunciarlo y recibir justicia y reparación. Ellas como todas las mujeres de este mundo tenemos derecho a una vida libre de violencia. Joan, Xabi, Pablo y Nacho y como ellos, también tantos otros, todos los hombres y niños de este país merecen aprender a compartir la vida en igualdad, a que las relaciones afectivas y sexuales tienen que ser construidas desde el consentimiento y no hay espacio para la violencia de género.

Para Miren, Laura, Montse y Sabela, para Joan, Xabi, Pablo y Nacho para el conjunto de la comunidad educativa, desde FeSP-UGT queremos contribuir con este Educando en Igualdad, porque es también nuestra responsabilidad acabar con la violencia.

Leer el último boletín de Educando en Igualdad

Sª Mujer y Políticas Sociales

Sª Sector Enseñanza

UGT promueve la presencia de mujeres en carreras técnicas en Valladolid

El sindicato UGT ha elegido la Escuela de Ingenierías Industriales de Valladolid para promover la presencia de mujeres en las carretas técnicas y científicas ya que la realidad demuestra que estos títulos están “muy lejos de la paridad” con un alumnado femenino que ronda entre el 26 y el 31 por ciento a lo que se suma que muchas no llegan a culminar los doctorados.

Así lo ha asegurado la secretaria de Mujer y Políticas Sociales de FeSP-UGT, Luz Martínez Ten, quien ha abogado por reforzar la presencia de mujeres en las carreras más técnicas o científicas como fórmula para luchar también contra la brecha salarial ya que estos estudios suelen tener más y mejores salidas laborales.

La secretaria de Mujer y Políticas Sociales de FeSP-UGT ha hecho especial hincapié en la necesidad de reforzar el concepto de igualdad desde la escuela para que los niños conozcan desde pequeños modelos y referentes de mujeres, como inventoras, para vencer barreras y estereotipos.

“Hay que empoderar a las chicas”, ha reivindicado la sindicalista antes de participar en la charla ‘¿Por qué el modelo educativo y nuestra responsabilidad de educar no empodera a las niñas, que son las mujeres del futuro?’ ofrecida en la Escuela de Ingenierías Industriales de Valladolid, una universidad “muy emblemática” que ya trabaja en el fomento de la presencia de mujeres en carreras técnicas y científicas, como ha constatado su secretaria académica, María Esperanza Alarcia.

Según ha explicado Alarcia, la Escuela de Ingenierías Industriales de la UVA forma parte de un proyecto en el que están involucradas todas las ingenierías de Valladolid para fomentar las vocaciones tecnológicas y científicas entre las mujeres con el ejemplo del trabajo llevado a cabo desde la Real Academia de Ingeniería que pondrá en marcha entre febrero y mayo un plan por parte de empresas que van a tutorizar a las estudiantes en el último curso de las carreras técnicas y científicas.

Alarcia se ha referido también a programas de formación de profesores para formar a los niños en ciencia y para crear confianza en las niñas para que tengan conciencia de que son capaces de afrontar estos estudios y de liderar proyectos.

Noticias CyL

Pacto de Estado contra la violencia de género: una oportunidad perdida en el ámbito laboral

La violencia de género constituye una de las más terribles lacras sociales, que atentan contra los derechos humanos y contra el derecho fundamental a la igualdad y no discriminación por razón de sexo.

Desde UGT celebramos la aprobación del  Pacto de Estado contra la Violencia de Género, pues refleja la voluntad por aunar esfuerzos para impulsar los cambios necesarios para prevenir la violencia y combatirla.

Sin embargo consideramos que las medidas acordadas en el ámbito laboral se caracterizan por ser genéricas, pendientes de concreción, y la mayoría están circunscritas al ámbito de la administración. No se ha adoptado ninguna medida que garantice por ley, la protección de los derechos laborales de las trabajadoras víctimas de violencia.

Medidas aprobadas como realizar los cambios pertinentes en materia legislativa para la correcta aplicación del Convenio de Estambul, o estudiar el actual sistema de ayudas de Renta Activa de Inserción y evaluar su sustitución por un subsidio de desempleo  o la relativa al fomento del uso de teletrabajo en aquellos casos que sea posible y solicitado por la propia víctima, si bien podrían considerarse como positivas en principio, no es posible hacer una valoración completa de las mismas ante la mencionada falta de concreción legal de éstas.

Respecto de otras medidas como la de garantizar a través de una implicación más activa de la Inspección de Trabajo y de la Seguridad Social cuando una empleada publica sea víctima de violencia que se haya acogido a su derecho a la movilidad, no se recoge ni la concreción de la garantía ni que sea aplicable al resto de trabajadores por cuenta ajena, dentro del ámbito del Estatuto de los Trabajadores.

Comunicar, bien por la interesada, la empresa o por la representación legal de los trabajadores y las trabajadoras a la Inspección de Trabajo y de la Seguridad Social en el seguimiento de los casos de violencia de género identificados en las empresas cuando las victimas sufran perjuicios laborales o económicos (por bajas o ausencias), resulta ineficaz ya que actualmente esa posibilidad ya existe mediante la correspondiente denuncia por discriminación de género.

Para UGT se ha desaprovechado una oportunidad única para acometer realmente un cambio que pueda erradicar la violencia de género. Desde UGT echamos en falta otras medidas en materia laboral que serían realmente eficaces para defender los derechos de estas trabajadoras como:

  • Un permiso o licencia retribuida por un periodo mínimo de dos meses, similar al que tienen reconocido las empleadas públicas que se acogen a una excedencia por ser víctimas de violencia de género.
  • Recoger legalmente que las trabajadoras víctimas de violencia de género no sufrirán ningún perjuicio laboral o económico ocasionado por las ausencias o bajas médicas derivadas de su situación, independientemente de que tengan acreditada o no su situación.
  • Reconocimiento a las víctimas de acoso sexual y acoso por razón de sexo de derechos laborales similares a los que tienen reconocidos las víctimas de violencia de género.
  • Obligación de implementar en las empresas, medidas de prevención y/o protocolos contra el acoso sexual y el acoso por razón de sexo que permita una rápida resolución.

Cristina Antoñanzas, Vicesecretaría General de UGT

Artículo incluido en el número siete de la karishina, la revista de Mujer y Políticas Sociales de FeSP-UGT

 

 

Vídeos ganadores del III Concurso “Ama en Igualdad. Di NO a la Violencia de Género”

Por tercer año consecutivo FeSP-UGT ha querido sumarse a las respuestas de la comunidad educativa frente a la violencia de género convocando el concurso “Ama en igualdad. Di no a la violencia de Género”.

En este tercer certamen se han recibido 80 vídeos de todo el país. Proyectos de mucha calidad donde se ve que se ha realizado un trabajo muy importante en materia de igualdad. Los vídeos se podían realizar con el teléfono móvil, tablet o cámara de vídeo y les pedíamos a chicas y chicos de primaria y secundaria que mostraran qué es para ellos una relación positiva y qué maneras de relación son tóxicas y por tanto no se pueden tolerar. Estos mensajes podían ser expresados a través de canciones, representaciones teatrales, anuncios…etc. Queremos agradecer a todo el profesorado su compromiso con la igualdad de oportunidades y la prevención de la violencia de género; su trabajo y dedicación.

Ver más en Educando en Igualdad

Cláusulas y claves para hacer frente a la violencia contra las mujeres (en las 4 lenguas oficiales)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La secretaría de Mujer y Políticas Sociales de FesP-UGT ha elaborado, con motivo del día mundial contra la violencia de género, unas Claves y unas Cláusulas que tienen como cometido sentar una serie de actuaciones, consejos y protocolos para prevenir y afrontar la violencia contra las mujeres en el ámbito laboral.

Tanto las claves como las cláusulas están disponibles en las cuatro lenguas oficiales del Estado:

Claves (castellano)

Cláusulas (castellano)

Claves (gallego)

Cláusulas (gallego)

Claves (euskera)

Cláusulas (euskera)

Claves (catalán)

Cláusulas (catalán)

 

Página 1 de 29

IR ARRIBA