Mujer y Políticas Sociales

UGT alerta de la escalada de violencia machista. Pedimos más protección para las mujeres amenazadas

En menos de dos meses, en lo que va de año, 16 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o ex parejas, esta cifra sitúa el 2017 como peor año de la última década. La última víctima, asesinada por su marido ayer en Barcelona había acudido a las instituciones buscando protección. Había denunciado y tenía orden de alejamiento. Nos preguntamos ¿para qué ha servido? Horas después, la Fiscal de Sala Delegada para la Violencia sobre la Mujer, Pilar Martín Nájera, ha reconocido que se prestó "una deficiente actuación y respuesta judicial" a la mujer asesinada. "No hemos sabido valorar adecuadamente el riesgo que corría esa mujer a nivel judicial porque había habido indicios, había denunciado dos veces, había pedido una orden de protección y se había acordado".

Mientras esto ocurría centenares de personas se reunieron ayer en la Puerta del Sol para mostrar su apoyo a las 5 mujeres que continúan en huelga de hambre tras 14 días que luchan por que la violencia machista sea "cuestión de estado". 

Desde la FeSP nos reafirmamos en las 10 medidas exigidas al Gobierno el pasado noviembre entre ellas;  un pacto de Estado para el desarrollo de la Ley Integral contra la Violencia de Género;  la adopción de medidas de coordinación institucional que impliquen a las unidades de igualdad de todas las subdelegaciones de Gobierno en la coordinación de policías, jueces, fiscales, la abogacía de oficio, así como el personal sanitario;  la dotación de competencias y presupuesto a las administraciones locales, y el desarrollo de programas de evaluación, ajuste y corrección de las políticas de protección a la víctima y sus protocolos de funcionamiento.

No podemos seguir aceptando que un Estado no pueda proteger a la mitad de su población,  la violencia machista no es inevitable.

 

Reunión de trabajo: Mujer y Políticas Sociales

Apenas han transcurrido ocho meses desde que iniciamos este nuevo periodo en la FeSP UGT y Luz Martínez Ten, Secretaria de Mujer y Políticas Sociales quiso expresar el agradecimiento de la Secretaría Federal por las aportaciones,  participación e impulso del programa en los territorios. Somos conscientes de que la labor que tenemos encomendada es compleja y extensa, porque los Servicios Públicos representan la base del estado de bienestar, del que dependen los derechos de todas las ciudadanas y ciudadanos, así como el desarrollo democrático, la participación y los avances en justicia social.

Como sindicato de clase la defensa de la igualdad y la solidaridad es un objetivo prioritario que trasladamos a los centros de trabajo a través de las secciones sindicales, de nuestras delegadas y delegados, pero también nos preocupamos del desarrollo de las políticas públicas en las que recaen derechos tan importantes como la salud, la educación, la autonomía o el respeto a la diversidad. Por esta razón, entre nuestros objetivos se encuentra la defensa del estado de bienestar y los servicios públicos con criterios de calidad, equidad y justicia social.

Contribuir al fortalecimiento de la democracia y la defensa de lo público a través de la participación sindical en los ámbitos laborales, impulsar la igualdad de oportunidades y no discriminación de aquellos colectivos que se encuentran en situación de desigualdad y defender las condiciones laborales y la dignificación profesional de los empleados y empleadas públicos. Y por último proporcionar a la afiliación los instrumentos necesarios para defender los valores que representa nuestra organización.

Sin duda son objetivos ambiciosos pero son precisamente nuestros valores los que nos hacen una organización histórica e internacional, que trabaja de forma transversal por la construcción de un mundo más justo, sostenible, solidario y en paz.

A nuestro favor contamos con una extensa red de participación que se extiende a través de la afiliación, delegadas y delegados, no sólo a todos los centros de trabajo e instituciones, sino  a la sociedad en general. Esta capacidad de movilización es la que no confiere una de las herramientas más importantes y valiosas para que nuestros mensajes y acciones sean realmente eficaces.

 

FeSP-UGT reclama un órgano de coordinación en Balears contra la violencia de género

El sindicato UGT reclama un órgano de coordinación público en Balears contra la violencia de género. En la campaña de ámbito nacional “Nos va la vida en ello” denuncian en una veintena de puntos la falta de una red común entre las diferentes administraciones.

El secretario general de UGT en las Islas, Miguel Ángel Romero, pide un protocolo común de la conselleria de Administraciones públicas entre las diferentes áreas, sobre todo en sanidad y en educación.

En ese sentido, la secretaria de mujer y políticas sociales de UGT, Luz Martínez Ten, deja claro que la administración pública debe hacerse cargo de todo el proceso desde que una mujer denuncia una agresión.

Desde el Institut Balear de la Dona, su directora Rosa Cursach, insiste en que hay una mesa de coordinación en Balears para tratar estos casos, pero echa en falta la participación de la Delegación de Gobierno porque la competencia es nacional y no autonómica.

Las mujeres aportan más de su salario que los hombres a la cesta de la compra

Las mujeres europeas reciben salarios más bajos que los hombres en todos los países de la UE y en la mayor parte de los sectores, lo que hace que la misma cesta de la compra sea más costosa para las mujeres que para los hombres. Así en España las mujeres destinan un 9,81% de su salario frente al 8,21% del salario que destinan los hombres a este fin. Esta brecha es superior en función del sector y de cada puesto de trabajo y se dispararía, si, además de tener en cuenta la alimentación, incluyéramos otros gastos esenciales (vivienda, luz, gas, transporte, etc.). De un total de 21 países de la UE, España ocupa el séptimo peor puesto en esta brecha entre mujeres y hombres en la cesta de la compra. UGT reitera que es necesario aprobar y hacer efectiva una Ley de Igualdad Salarial..

Las mujeres europeas reciben salarios más bajos que los hombres en todos los países de la UE,  y en la mayor parte de los sectores, lo que hace que la misma cesta de la compra sea más costosa para las mujeres que para los hombres.  Una realidad que se da en toda Europa y  de la que, por supuesto, nuestro país no es ajeno. Así, el porcentaje de salario que dedican las mujeres a la alimentación es mayor que el que destinan los hombres, según un análisis comparativo realizado por UGT sobre una cesta de la compra en varios de países de la UE.

En Bulgaria, la cesta de la compra supone el 30,62% del salario mensual de las mujeres, mientras que para los hombres supone el 26,62%. En España, las mujeres destinan un 9,81% de su salario a la cesta de la compra frente al 8,21% del salario que destinan los hombres a este fin. Además, esta brecha es superior en función del sector en el que se trabaja y de cada puesto de trabajo y se dispararía si, además de tener en cuenta la alimentación, incluyéramos otros gastos esenciales, como la vivienda, la luz, el gas, el vestido, el transporte y otros gastos de primera necesidad.

Por otro lado, teniendo en cuenta el porcentaje de brecha entre mujeres y hombres en la cesta de la compra mensual, España ocupa el séptimo peor puesto, de un total de 21 países de la UE.

Pero más allá de la brecha salarial entre hombres y mujeres, los salarios en España están muy por debajo de los salarios medios de la UE y muy alejados de los salarios del norte, del centro y del sur de Europa. Sólo estamos por delante de Portugal y de los Países del Este de Europa.  

Comparando la brecha salarial por sectores de España respecto a la UE el Informe de UGT concluye:

  • En prácticamente todos los sectores de la UE se produce la brecha salarial.
  • La brecha más alta de todos los sectores en España afecta al Comercio al por mayor y al por menor, reparación de vehículos de motor y motocicletas (con un 22,63%). Sin embargo, en el conjunto de la UE la mayor brecha se da en las Actividades Financieras y de Seguros (Con un 34,91%)
  • El sector de la hostelería es donde hay mayor coincidencia de brechas entre España y la UE (13,08% y 13,72%, respectivamente)

En el ámbito de las Adminitraciones Públicas

Actividades Especializadas, Científicas y Técnicas

  • De los 18 sectores analizados este es el segundo donde los hombres perciben los salarios más altos y el cuarto en cuanto a mejores salarios para las mujeres. En este sector, donde se exige formación superior, el salario medio de las mujeres en la Unión Europea es de 2.882 euros y el de los hombres alcanza los 4.001 euros. La brecha salarial se sitúa en el 27,97% y en  España la brecha es del 20,64%. Casi la mitad de los empleos en Europa en este corresponde a las mujeres (con un 47,35% de ocupación).

Actividades administrativas y servicios auxiliares

  • En nuestro país estas actividades están desempeñadas en un 55 % por mujeres. Las retribuciones de estos sectores, son los segundos más bajos tanto para hombres como para mujeres en toda la Unión Europea. Si la brecha salarial media en el conjunto de la Unión Europea es del 11,40%,  en España asciende al 16,85%.

Administración Pública

  • De los cerca de 15 millones de empleos en la UE,  aproximadamente 7 millones son ocupados por mujeres, algo más del 46%. La brecha media europea alcanza el 16,54 %, muy elevada tratándose de empleo al que se accede en igualdad de condiciones. Solo explicada por una promoción que responde a la libre designación y no al mérito y capacidad. En nuestro país la brecha salarial se reduce hasta el 6,94%.

Enseñanza

  • Es el quinto sector de los 18 analizados, mejor retribuido en el caso de las mujeres y el sexto en el caso de los hombres. Los salarios medios de las mujeres en el conjunto de la Unión Europea, son de 2.477 euros mensuales y los de los hombres de 3.116 euros, una diferencia entre unas y otros del 20,51%. En España la brecha se reduce hasta el 9,22%, y también se ven reducidos los salarios por debajo de la media europea, percibiendo las mujeres cuantías medias de 2.068 euros y los hombres de 2.278 euros.

Actividades Sanitarias y de Servicios Sociales

  • Ocupan más del 10% del volumen de trabajo de la Unión Europea, es el tercer sector de actividad que concentra un mayor volumen de trabajo. Siendo el primero, la Industria Manufacturera (15 %) y el segundo el Comercio (14,15 %). El 79 % de los empleos asociados a estos sectores están desempeñados por mujeres. La brecha salarial del conjunto de la Unión Europea se sitúa en el 22,34%, la de España es un poco superior, alcanzando el 22,54%.

Otros Servicios

  • El 66% de los empleos son desempeñados por mujeres. Siguiendo la tendencia de la mayoría de los sectores, los salarios más altos se dan en Dinamarca y los más bajos en Bulgaria. Así lo que cobra al mes una mujer en Dinamarca, es lo que cobra en 13 meses una mujer en Bulgaria. En el caso de los hombres esta diferencia aumenta a catorce meses y medio. Pero a excepción de Letonia, los hombres cobran más que las mujeres en todos los países de la Unión Europea. En 13,95 % se sitúa la brecha en España para ese grupo de sectores.

ver otros sectores en UGT.es

Los derechos humanos entre las piedras de los muros

 

A pocos días de su llegada a la presidencia, Donald Trump ha ordenado construir un muro a lo largo de la frontera con México, crear nuevos centros para detener inmigrantes no autorizados y reactivar un pro­grama federal para agilizar deportaciones. Y en Europa, la crisis de los refugiados se agudiza en un invierno gélido en el que cientos de miles de per­sonas no encuentran respuesta a su demanda de asilo y refugio en el viejo continente. Cuando los muros de la intolerancia van instalándose en las fronteras para parcelar un planeta cada vez más globalizado, creo que es importante re­cordar que en los pilares de nuestro sindicato se encuentra el enfoque internacionalista por el cual los Derechos Humanos son una prioridad que debemos defender.

Estas no son solo palabras, sino que creo que transmitir el sentir de todas las compañeras y compañeros que compartimos la urgencia de poner freno a la intolerancia y la barbarie de los extremismos y volver a buscar el camino de la cooperación y la solidaridad.

En tiempos tan convulsos como los que vivimos es preciso recordar que la fir­ma de la Declaración de los Derechos Humanos fue un hecho excepcional en la Historia de la Humanidad. Después de la Segunda Guerra Mundial, en los iinicios de la Guerra Fría, cuando todavía dolían las heridas del nazismo y ante la situación de injusticias que se vivían en los cinco continentes, se llega a un compromiso por el que todos los gobiernos deberían respetar y cumplir una serie de normas que nos convirtieran en ciudadanos y ciudadanas del mundo, dentro de un marco de igualdad.

Sin embargo, la historia no es lineal, y este marco en el que los gobiernos se comprometieron a garantizar los derechos a todas la personas parece que se está resquebrajando. Por esta razón es preciso recordar que la declaración es “universal”; no hace referencia a unos derechos para la ciudadanía de un de­terminado país sino para todo ser humano, sin distinción, por lo que el respeto a los Derechos Humanos debe extenderse a todos las personas que buscan re­fugio o emigran, cualquiera que sea su condición, regular o irregular, porque cada una de las personas tenemos reconocidos derechos indelebles, inheren­tes y consustanciales a la dignidad humana, que nos acompañan a lo largo de nuestra vida.

En palabras de José Saramago “la identidad de una persona no es el nombre que tiene, el lugar donde nació, ni la fecha en que vino al mundo. La identidad de una persona consiste simplemente en ser, y el ser no puede ser negado”. Como mujeres y hombres sindicalistas, reiteramos nuestro compromiso inter­nacional, así como la búsqueda de respuestas para frenar la ola de intolerancia y xenofobia que se extiende como consecuencia de las políticas neoliberales que cosifican a las personas. Tal y como afirma Bobbio “el problema de fondo relativo a los derechos humanos es hoy no tanto el de justificarlos, como el de protegerlos. Es un problema no filosófico sino político”.

JULIO LACUERDA, Secretario General de FeSP UGT

Página 1 de 22

IR ARRIBA