UGT valora la propuesta de directiva de la Comisión Europea sobre conciliación

La ampliación de los permisos y los derechos relativos a la conciliación de la vida familiar y laboral no está reñida con la creación de empleo de calidad. Al contrario, nos encamina hacia una sociedad más justa, donde las mujeres tienen más oportunidades de integración en el mercado de trabajo. Potencia además el igualitario reparto de roles entre los progenitores en el cuidado de los hijos.

La Comisión Europea ha lanzado una Propuesta de Directiva para la conciliación de la vida laboral y familiar, que vendría a sustituir la actual Directiva de Permisos Parentales, aprobada en el año 2010, y que fue fruto de un Acuerdo con los interlocutores sociales europeos.

UGT considera que estas propuestas son positivas, pues aparentan ser un cambio de rumbo en las políticas que hasta ahora ha venido llevando a cabo la Comisión Europea, pero no debemos olvidar que son propuestas y que, a partir de ahora, tienen un largo recorrido, pues deben ser aprobadas por el Parlamento Europeo y por el Consejo, si bien desde el sindicato, a través de la Confederación Europea de Sindicatos, seguirá presionando para que estas propuestas se conviertan en medidas legislativas.

En ese sentido, UGT resalta que las propuestas planteadas por la Comisión Europea forman parte de un paquete de medidas propuestas por las organizaciones sindicales a través de la Confederación Europea de Sindicatos, en el marco del Pilar Europeo de Derechos Sociales, que hemos estado negociando con la patronal y la Comisión Europea, lo largo del pasado año.
Respecto al contenido de las propuestas planteadas ayer, conviene aclarar algunas cuestiones dado que se confunden algunos conceptos:

  1. Los permisos parentales, son permisos para cuidados de menores, pero no se deben confundir con la suspensión del contrato por maternidad (permiso de maternidad de 16 semanas) ni la suspensión del contrato por paternidad (permiso de paternidad de 4 semanas) reconocidos en la legislación española.

  2. El equivalente al permiso parental en España, son las excedencias por cuidado de hijos e hijas, que como sabéis es un derecho no retribuido y que pueden disfrutar por igual tanto la madre como el padre (ambos progenitores), durante 3 años como máximo (salvo que por convenio colectivo se negocie una duración superior).

El contenido de la propuesta de Directiva se resume en las siguientes cuestiones:

  • La Comisión plantea revisar los permisos parentales actualmente existentes (Dtva de permisos parentales), para mejorarlos en el sentido de:
  • que se puedan tomar por periodos fraccionados e intermitentes (sólo mientras se necesiten)

  • que al menos 4 meses sólo lo pueda disfrutar uno de los progenitores (evitar que sean sólo las mujeres en la práctica la que se acogen a este derecho) o que sean retribuidos de forma similar a la baja por enfermedad (que no suponga la total eliminación de ingresos cuando se disfruta de este derecho)

  • Una licencia por paternidad de 10 días. Debemos recordar que aunque en España ya tenemos un permiso de paternidad de 4 semanas, en la mayor parte de los países de la UE no existe este derecho, que llevamos exigiendo desde el año 2008. En ese sentido, consideramos positiva la propuesta de la CE sobre todo porque sería un permiso retribuido y porque son días hábiles, pero creemos que es insuficiente, puesto que desde la CES hemos venido defendiendo un permiso de al menos 2 semanas, para los progenitores varones.

  • Una licencia para las personas cuidadoras. Se trataría de un nuevo permiso retribuido de 5 días, para quienes tengan a su cargo a un familiar enfermo o dependiente, algo que desde el Sindicato consideramos positivo pero que no es lo que reivindicábamos en el ámbito europeo, puesto que nuestras propuestas iban en la línea de los permisos parentales (periodos largos, que se puedan disfrutar de forma intermitente y fraccionada y que sean retribuidos).

  • Acuerdos de trabajo flexible. Se trataría de incrementar a 12 años la edad de los menores que dan derecho a la reducción de jornada por guarda legal (la actual Dtva solo contempla hasta los 8 años). En nuestro país esta cuestión también la tenemos ya resuelta en nuestra legislación, por lo que vemos positivo este incremento, si bien habría que proteger las carreras de cotización de las personas (mujeres) que se acogen a estas reducciones de jornada, para que no vean mermadas sus pensiones futuras.

  • Respecto a las propuestas sobre el permiso de maternidad, consideramos que habría que retomar la posibilidad de reformar la Directiva de Protección de la maternidad para ampliar el derecho a 18 semanas, y establecer sanciones a los países que incumplen los mandatos de esta Directiva.
IR ARRIBA