"La desigualdad extrema tiene un impacto mayor en las vidas de las mujeres"

                                                                     

Entrevista a Susana Ruiz Rodríguez, Responsable de Justicia Fiscal en Oxfam International. Entre 2012 y 2013 coordinó la campaña de Justicia Fiscal de Oxfam en América Latina, después de haber trabajado en políticas fiscales en el departamento de campañas de Oxfam Intermón en España.

Oxfam lleva cuatro años alertando sobre esta crisis de superconcentración de riqueza. ¿La concentración de riqueza sigue agudizándose?

La riqueza individual oculta, los  paraísos fiscales están en el corazón de la UE y para nosotros están provocando un juego muy perverso entre países haciendo que los países compitan pero no generando valor sino generando una depreciación fiscal. Países como Irlanda no solo tienen una baja tributación sino que además tienen acuerdos con las empresas que les permiten sacar prácticamente a coste cero los beneficios a paraísos fiscales. El primer coste es el de los estados, se pierden impuestos tributarios y esto es una cuestión matemática lo que no entra por impuesto de sociedades por esos beneficios empresariales al final es un coste que no se puede dedicar a inversión en educación, en sanidad, en protección social.

Generan un modelo muy perverso porque hacen que los países estén compitiendo por atraer la inversión pero no basado en un valor real sino en cuestiones que son artificiales. Como compite una pyme con esa empresa que se traslada a estos países con una laxa legislación fiscal con esos beneficios que no vas a tributar. Generas una economía que va a 2 velocidades con unas empresas que quieren tener un comportamiento fiscal más responsable y aquellas que utilizan la legalidad para pagar menos y eso arrastra a todas las demás.

Más allá del coste del coste económico hay que verlo como un modelo económico que está generando una presión económica muy injusta sobre otras empresas y que además tiene un coste también en la no creación de un empleo de calidad. Estamos viendo como los países están bajando su tipo nominal en el impuesto de sociedades. En España hemos pasado  en los últimos 10 años del 35% al 25%. Todo esto es también la respuesta del Reino Unido al Brexit y es lo que está anunciando Trump ahora. ¿Hasta dónde podemos bajar el impuesto de sociedades? Y lo que no se paga por el Impuesto de Sociedades ¿Quién lo va a compensar?

Podemos deducir, que se traduce en un modelo tributario injusto

Lo que está haciendo es que el modelo tributario sea todavía más regresivo porque para que el sistema tributario sea progresivo tiene que estar compuesto de varios impuestos que corrijan esa desigualdad, que hagan que aquel que tiene más este aportando más. Los impuestos sobre la renta empresarial e individual son los impuestos más progresivos, los que pueden ayudar a corregir esa desigualdad. Si sobre estos hay una contribución mucho más laxa ese esfuerzo tiene que trasladarse a otros y a quien se traslada o a un mayor esfuerzo fiscal de las clases medias o a un esfuerzo que venga vía consumo y tenemos un diseño tributario en el que ahora el 84% del esfuerzo de la recaudación viene de las familias, así que solo un 13% viene de las empresas. En cambio antes de la crisis en 2007 era un 75% lo que venía de las familias y un 22% venía de las empresas por lo que vamos viendo que hay un desequilibrio cada vez mayor.

¿Qué es la TASA ROBIN HOOD que desde Oxfam Internacional defendéis?

La tasa Robin Hood  es una recuperación de la idea de la tasa Tobin que es grabar determinadas transacciones financieras que tienen un carácter especulativo y que ahora están prácticamente desfiscalizadas para enfriar esas operaciones más especulativas  y por otro recaudar recursos que puedan ser reinyectados en políticas sociales, políticas de cambio climático, políticas de lucha contra la pobreza y la desigualdad. Un impuesto que iría al corazón de muchas de las actividades financieras que han estado en  la base de la crisis pero que también podría corregir muchos de los desequilibrios en inversión de estos últimos años.

Siete de cada 10 personas viven en un país en el que la desigualdad ha aumentado en los últimos 30 años (lo dice el Banco Mundial), y una de cada nueve personas en el mundo aún vive con menos de 1,90 dólares al día, es decir, en condiciones de pobreza extrema.)

¿La riqueza heredada sigue siendo un factor determinante para las generaciones futuras?

Existe una superconcentración de la riqueza pero también existen mecanismos de redistribución. Cuando tu suprimes los impuestos de distribución más equitativos que son impuestos sobre la riqueza, sobre el patrimonio, sobre las herencias y sucesiones estas determinando la capacidad de aprovechar oportunidades para generaciones futuras. Incluso de inversión (o microinversión). Para muchos expertos, la riqueza heredada es una de las causas que perpetúan la desigualdad económica, especialmente cuando muchos países no aplican gravámenes o no logran recaudarlos. A nivel global, la desigualdad de rentas es muy inferior a la desigualdad de patrimonio. Sin embargo, y sin confundir ambas magnitudes, están estrechamente interrelacionadas. La desigualdad económica en su conjunto, tanto de ingresos como de riqueza, está estrechamente asociada a la igualdad de oportunidades y a la movilidad social. Son magnitudes diferentes, pero estrechamente interrelacionadas.Existe una Conexión entre la concentración de riqueza extrema y la concentración de poder.

IGUALDAD Y BRECHA MUJER

La desigualdad extrema tiene un impacto mayor en las vidas de las mujeres, al estar sobrerrepresentadas en los sectores más precarizados. La desigualdad permanece porque las políticas públicas la siguen transmitiendo. ¿Cómo la transmiten?

Por qué los cuidados no terminan de ser valorados tanto como otras profesiones, ¿curiosamente cuando es el estado el que asume parte de los cuidados está recayendo también en la parte más frágil de la sociedad y es lo peor pagado y lo peor valorado

 Cuando es el estado el que interviene otra vez se convierten en políticas

Deberíamos de  tener mecanismos públicos donde existiera esa atención menores y mayores dependientes y para que eso permita que el cuidado represente una actividad cualitativa y cuantitativa. Debería haber una protección pública suficiente para que luego puedas elegir. Tiene que haber una política no discriminatoria.

Feminizamos el cuidado mayores y menores pero al final al feminizarlo también excluimos los caminos que garantizarían el tratamiento totalmente paritario de ese cuidado.

El recorte en las políticas sociales a veces parecen cosas muy pequeñitas pero tienen un significado muy importante. Llega un momento donde la familia tiene que asumir el coste de la atención sanitaria.

 

La feminización el mercado laboral hizo que las mujeres salieran de casa y hemos dejado a otra mujer al cargo que generalmente procede de otro país y se está interiorizando de una manera muy natural ¿Habéis contabilizado lo que significa?

Como no existen esas políticas públicas adecuadas estamos buscando sustitutos, que generalmente son sustitutas para cuidados de menores y dependientes a quienes estamos trasladando toda la carga de la desigualdad porque normalmente tienen que asumir dejar atrás a la familia e hijos o trabajar en condiciones de protección muy débiles con ingresos muy bajos y con horarios prácticamente imposibles. Se hace en muchas ocasiones la vista gorda porque es lo que permite a muchas mujeres el salir del hogar para desempeñar su trabajo.

Es una especie de rueda de supervivencia por eso a mí me cuesta el estigmatizar todavía más a quienes en el fondo lo único que están haciendo es sobrevivir por eso es importante volver a poner el foco en el estado para romper ese abuso o esa desestructuración  que se está generando deberíamos tener una políticas públicas justas. Hay que recuperar el papel del estado porque es quien tiene las mayores posibilidades de cambiar las cosas. Y hay que exigirlo en el momento en el que votamos tenemos que asumir que esto no es un cheque en blanco si no que estamos dando un voto para que se cambien las políticas en una determinada dirección.

¿Qué capacidad tienen las empresas?

Las empresas pueden elegir desde no generar competitividad a base de una competencia que devalúa la contribución individual y es una parte importante porque el modelo se dirige hacia el lado contrario hacia una supermaximización del beneficio que no reinvierte en la cadena de valores si no sobretodo en el accionista.

Pueden elegir desde la política fiscal, desde las políticas salariales, desde la política de inclusión, desde el modelo de contratación, desde las políticas de conciliación de horarios, pero también en las condiciones que pagan a los proveedores y la suma del comportamiento de muchas empresas tienen un impacto en el modelo que tenemos ahora. Hay que conseguir que las empresas entiendan que un cambio en su cultura hacia un modelo más responsable tiene un precio positivo en su actuación después en el mercado.

Las compras públicas deberían tener un sesgo más importante hacia empresas que tengan un impacto positivo en la sociedad. La administración tiene una responsabilidad muy importante porque con el dinero de los ciudadanos se está contratando a empresas que están alimentando esta rueda de la evasión fiscal y que están fomentando la discriminación salarial… deberían existir unos protocolos  de compra responsable mucho más efectivos desde el marco de la contratación pública.

¿Qué podemos hacer los sindicatos?

Los sindicatos tenéis una fuerza brutal, cuando tú piensas que esto no es solamente una cuestión muy técnica sino que está definiendo tu modelo empresarial. Cuando una empresa dice que no tiene beneficios (como Apple o Mc Donalds) esos beneficios que dicen que no tienen son reales o son beneficios que se han fugado artificialmente fuera. Cuando dice que no puede pagar más a los trabajadores porque es el beneficio que le queda a la empresa ¿de verdad estamos hablando de un beneficio real? o es un beneficio que se ha camuflado en parte porque se han utilizado todas estas artimañas contables para llevártelo a paraísos fiscales o que quede luego solamente en un retorno al dividendo de los inversores. Los sindicatos tenéis la fuerza de mostrar que realmente el beneficio la actividad que genera la empresa tiene una realidad distinta de la que están dando las cuentas y por lo tanto eso debería de retornarse al trabajador, al menos con unas políticas salariales que sean más justas.

La desigualdad amenaza la lucha contra la pobreza y la estabilidad social. Este es el verdadero combate. Y para lograrlo, es urgente reorientar los modelos empresariales y el sistema político hacia una economía que deje de estar al servicio del 1% y empiece a funcionar para el 99%.

La mayor parte del beneficio se canaliza a Irlanda, donde tenían un acuerdo con el gobierno de Irlanda para pagar casi 0 de impuestos y casi todos los beneficios que se van generando en Europa se trasladan a Irlanda.

Por ejemplo tu compras un iphone aquí en España y la tienda donde tú lo compras en realidad solo tiene un 10% del total, el 90% del coste de ese producto se va a Irlanda, pero además con una figura que se llama el doble irlandés podían estar trasladando casi todo el beneficio a Bermudas y para la empresa en estados unidos mientras los beneficios no entren en estados unidos no pagas impuesto de sociedades. Pero no está repercutiendo aquí en España o en otros países, entonces ¿Es suficiente con el empleo que generan?

IR ARRIBA