Correos tiene un Plan. Los sindicatos también. A partir de Septiembre hay que sentarse a hablar sobre un mejor proyecto postal

Un Servicio Postal Universal requiere del Gobierno un trato justo y adecuado en su financiación

Un Plan Estratégico necesita de consenso para poner en valor y reconocer con hechos (no con palabras) el papel esencial de los trabajadores en su desarrollo

Un Plan Estratégico que confunda “competitividad” con desregulación, empleo precario y salarios bajos está condenado al fracaso más absoluto.

Al filo del inicio del paréntesis motivado por el mes agosto, desde UGT consideramos oportuno expresar algunas consideraciones y planteamientos cara al próximo otoño, en el que todo apunta a un escenario problemático, tanto para los trabajadores postales como para el propio Correos, a tenor de algunas previsiones anunciadas por el Gobierno y de ámbitos relacionados con el sector postal. En tal sentido UGT pretende impulsar en los próximos meses –siguiendo en la línea que vienen desarrollando nuestras Confederaciones de forma conjunta con otras organizaciones sindicales- un proceso de discusión y de negociación que aborde y aporte soluciones por parte de las instancias políticas correspondientes (así como por la Dirección de Correos) a una serie de cuestiones que consideramos de vital importancia en relación con el fututo próximo de Correos y de sus empleados.

  • En primer lugar, queremos abordar, desde la preocupación y con quién corresponda, el hecho de que en los primeros borradores de los Presupuestos Generales del Estado para 2018 el Gobierno vuelva a insistir en la rebaja de la aportación que el Estado asigna al Servicio Postal Universal. Después de conseguir que en 2017 se restauraran los 120 millones recortados de los 180 presupuestados, tenemos datos solventes de que Hacienda insiste en introducir un recorte de 60 millones en 2018. Esto resulta tanto o más inaceptable por cuanto recientemente los Sindicatos hemos acordado con el Ministerio de Fomento la creación de una Comisión encargada de elaborar el Plan de Prestación del Servicio Universal que desarrolle la Ley 43/2010 y que ponga punto final a las interrogantes que cada año se ciernen sobre la financiación de un Servicio Postal que debería gozar de una estabilidad a prueba de marejadas político/presupuestarias. Debe quedar claro que los Sindicatos vamos a ser firmes en la exigencia de que la financiación sea la que en justicia requiere la garantía de prestación del servicio público postal, en tanto finaliza el proceso de elaboración del Plan de Prestación del SPU.

Por otra parte y cara a los proyectos que se anuncian con ocasión del Plan Estratégico Plurianual para Correos, estimamos necesario discutir una serie de puntos relacionados con los derechos del personal postal, enmarcados en el derecho a la negociación colectiva de los Sindicatos:

  • Es necesario abordar la cuestión salarial. Después de un periodo de recortes y congelación salarial de los empleados postales es de vital importancia negociar el derecho a un salario digno en un periodo en el que todo apunta a que este derecho será trascendente para el futuro de Correos y su supervivencia. UGT siempre ha estado abierta a comprender los cambios y las evoluciones inevitables. Pero no se pueden hacer planes estratégicos y proyectos de modernización (imprescindibles) para hacer frente a los desafíos de futuro sin tener en cuenta y sin implicar al personal en un nuevo escenario en el que el binomio eficacia/eficiencia va a depender, en gran medida, de la aportación y el esfuerzo de los trabajadores postales. Hay que hablar de un incremento retributivo singularizado al margen del tratamiento que se pueda dar en otros ámbitos del Sector Público. Es tan necesario invertir en los trabajadores tanto como en tecnología, logística o consultoría, etc. Los desafíos del correo en el siglo XXI son complejos y no exentos de dificultad. Pero solo con un personal implicado pueden abordarse.

Seguir leyendo UGT INFORMA

IR ARRIBA