Salud, Sociosanitario y Dependencia

FeSP-UGT denuncia la actitud obstruccionista de CCOO, UTF y FETRAFA en el convenio de Farmacias

La FeSP-UGT DENUNCIA ante las trabajadoras y trabajadores del sector de Oficinas de Farmacia la actitud obstruccionista de CCOO, UTF y FETRAFA, sindicatos representativos en dicho sector, al no facilitar la publicación del XXV convenio colectivo estatal para oficinas de farmacia, toda vez que se negaron a participar en la negociación del mismo de forma VOLUNTARIA y con medidas y actitudes cargadas de MALA FE, tal como recoge la Audiencia Nacional en su sentencia al respecto, por todos ya conocida.

Por otro lado, a la FeSP-UGT no le sorprende lo sucedido en esta negociación con dichas Organizaciones, pues ya sucedió en el XXIV convenio que concluyó con un laudo arbitral y donde UGT nos vimos arrastrados a aquella situación, cosa que no hemos querido repetir en esta ocasión pues entendemos que, se trate del sector que se trate, los cerca de 70.000 trabajadoras y trabajadores del mismo nos merecen todo el respeto aunque, por las características de sus centros de trabajo, la acción sindical en los mismos no aporte un especial “brillo”, motivo este que quizás explique la actitud del resto de sindicatos, y, por tanto, hemos buscado su protección a través de la firma del XXV convenio colectivo, ya que no olvidamos la premisa de: CONVENIO FIRMADO, TRABAJADOR PROTEGIDO.

 

 

UGT reclama al Secretario de Estado de Servicios Sociales más diligencia para hacer cumplir los derechos de los dependientes y de los empleados del sector

El sindicato denuncia la precariedad del colectivo de trabajadores de la dependencia cuyo convenio está paralizado por la cerrazón patronal desde hace más de dos años

La Federación de Empleadas y Empleados de los Servicios Públicos (FeSP) de UGT ha entregado una carta al Secretario de Estado de Servicios Sociales donde expresa su preocupación ante las situaciones que se generan en la atención al Dependiente.

El sindicato le pide que intervenga, como máximo responsable del Estado de la aplicación de las políticas de Servicios Sociales, en el seguimiento de los servicios que prestan las empresas adjudicatarias, tanto en plaza concertada de residencia, como en la prestación de los servicios de SAD, teleasistencia, financiados con fondos públicos.

UGT ha manifestado que "encontramos situaciones preocupantes por lo ajustado de las contrataciones, existiendo residencias donde un solo profesional se queda por la noche a cargo de treinta o cuarenta usuario. La atención a cualquier usuario que sufra un percance recae en el único profesional disponible de manera que si otro usuario requiere su atención, y estamos hablando de cuarenta y nueve personas mayores, no podría acudir en su ayuda. Durante la noche en algunas residencias las Gerocultoras deben cubrir no solo la atención a los mayores, sino también el trabajo en la Lavandería.

En el Servicio de Atención de Ayuda a Domicilio, la situación no difiere tanto en cuanto a recortes salariales y adjudicación de horas de prestación de servicio. Algunas empresas cuando se publican los concursos por parte de las Administraciones Publicas, ofertan servicios con unos precios a la baja temeraria, pero otras  o se han descolgado del Convenio Colectivo vigente o se descuelgan inmediatamente tras obtener la adjudicación del servicio.

El único criterio para las administraciones es  la oferta económica, y después  no hacen un seguimiento de la prestación para vigilar la calidad en dichos servicios.

En el SAD se está cometiendo un abuso de contrataciones a tiempo parcial. Porque  no se están respetando los derechos mínimos legales del personal en cuanto a salarios. Estas trabajadoras se encuentran muy a menudo en unas situaciones de precariedad absoluta y de  una tremenda indefensión. Cuando una trabajadora tiene un problema con un/a usuario/a o un familiar de estos, la empresa le retira ese servicio y con ello la retribución de dichas horas. Estas trabajadoras sufren  casos de acoso por algún familiar y no pueden denunciar, para no verse privadas de las retribuciones ya muy mermadas. En  relación a la valoración de prevención de riesgos laborales, en el domicilio no puede hacerse una valoración, pues sería anticonstitucional, ya que el domicilio es inviolable".

UGT insta a la Defensora del Pueblo a exigir a las Administraciones que cumplan sus obligaciones con los dependientes

El sindicato denuncia que siguen adjudicando conciertos a empresas o grupos que han sido sancionados reiteradamente

La Federación de Empleadas y Empleados de los Servicios Públicos (FeSP) de UGT ha acudido a la Defensora del Pueblo para entregarle una carta donde expresa su preocupación por la situación en que se encuentra la Atención a las Personas Dependientes.

En la misma, el sindicato pide a la Institución que inste a los poderes públicos a cumplir con su obligación de garantizar que los fondos públicos con los que se contrata la prestación de los servicios de la Dependencia, cumplan su objetivo  tanto en la calidad de un servicio, como es la atención a los mayores, como en asegurar una estabilidad laboral. Actualmente, el VII convenio estatal de servicio de atención a personas dependientes sigue paralizado por falta de voluntad patronal, quienes pretenden incluir tareas de limpieza entre las funciones de los y las gerocultoras, lo que supondría una merma sustancial de calidad en la atención al dependiente.

En numerosas ocasiones, FeSP-UGT ha convocado medidas de protesta para denunciar la pasividad de las Administraciones Públicas, desde el Gobierno Central a los Ayuntamientos pasando por las Comunidades Autónomas, en el control efectivo de los conciertos que estas llevan a cabo en relación con las empresas adjudicatarias de los servicios relacionados con atención a los mayores y/o a personas en situación de dependencia.

El sindicato denuncia la ligereza con la que se adjudican conciertos a empresas o grupos de empresas que han sido sancionadas reiteradamente, a pesar de ser conscientes de la disminución en la calidad de la asistencia a los mayores debido a las bajadas de precio.

Gracia Álvarez, Secretaria del Sector Salud, Sociosanitario y Dependencia de FeSP-UGT, tras hacer entrega de la carta, ha manifestado  que “es hora de que las Administraciones cumplan sus obligaciones y hagan cumplir la ley, sin trampas ni rodeos”. “Tenemos constancia de que tenemos constancia de que el catálogo de servicios básico no se está prestando con la calidad suficiente”. 

“Las empresas no están obteniendo los beneficios económicos que esperaban y están retorciendo la norma hasta que las cifras les cuadran” -denuncia la responsable sindical. Esta situación se plantea, entre otras materias, en las ratios de las residencia de mayores. Actualmente la ley establece una proporción entre trabajadores y dependientes para toda una residencia, sin distinguir entre cuidados y servicios residenciales. Algo que aprovechan las empresas para cumplir las ratios contratando empleadas que deberían dedicarse al cuidado pero que acaban cumpliendo dos funciones limpiar y asistir al mayor.

“Tenemos información –añade Álvarez- de casos en los que una sola trabadora se queda al cuidado de cuarenta internos durante las noches o de residencias que levantan a las cinco de la madrugada a los mayores para asearlos y los dejan sentados horas, hasta que llega el desayuno.  Estos ejemplos nos deben hacer pensar sobre el trato que damos a nuestro mayores y dependientes y qué tipo de sociedad somos si tratamos a estas personas como piezas de una cadena de montaje”

 

"La Teleasistencia es el placebo de la Ley de Dependencia"

Entre  los recursos que se ofrecen  dentro de la Ley de Dependencia, el servicio de teleasistencia domiciliaria (TAD) es el más rápido y  barato.

El usuario acude al centro de Servicios Sociales a solicitar ayuda a través de la Ley de Dependencia. La mayoría solicita el servicio de ayuda a domicilio, pero el primer recurso que se les facilita es la teleasistencia domiciliaria. En ocasiones  este  servicio carece de efecto porque no cubre las necesidades reales del usuario. 

El servicio de  ayuda a domicilio tarda más en concedérseles y la teleasistencia domiciliaria es el “placebo”; los recursos que realmente necesitan y reclaman algunos de los mayores no se proporcionan de forma inmediata.      

“Ningún mayor sin el servicio de teleasistencia domiciliaria en Madrid”. Qué bien queda eso, pero... ¿Saben utilizar esa teleasistencia todos los mayores de Madrid? ¿O por el contrario es un servicio que en algunos casos  se concede para cubrir el expediente en espera de los recursos que verdaderamente necesitan y demandan?

La teleasistencia domiciliaria forma parte del catálogo de servicios que contempla la de Ley de Dependencia. Es un apoyo de emergencia. Está orientado a la atención ante urgencias, la comunicación con el usuario para recordarle citas médicas (función de agenda) o para paliar situaciones de soledad. Está constituido por un pulsador en forma de medallón o pulsera, que la persona lleva consigo permanentemente dentro del domicilio y un sistema de manos libres que permite la comunicación desde cualquier lugar de la casa con una centralita que está disponible 24 horas al día, y desde donde se gestiona la llamada en función del motivo que la causa.

Al accionar el pulsador, un operador del centro de atención se pone en contacto con el usuario a través de un altavoz y un micrófono que permiten la comunicación entre ambos, con el fin de poner en funcionamiento los mecanismos necesarios para resolver la situación que generó la alarma.

Nuria Fernández lleva trabajando en el servicio de teleasistencia en Madrid desde 2007, primero como oficial y desde el 2010 como coordinadora. Nos cuenta en qué consiste el servicio y cuáles son las principales deficiencias que presenta en Madrid capital.

¿Quién puede solicitar este servicio?

En Madrid lo puede solicitar cualquier persona mayor de 65 años. Hay también otra opción para menores de 65 que presentan algún tipo de discapacidad o tienen alguna situación de riesgo (el área de servicios sociales de Madrid es quien tiene que autorizar previamente que se le instale la teleasistencia a este tipo de usuarios). Para los mayores de 65, es un derecho.

¿Cuáles son las ventajas y los inconvenientes?

Es el servicio más rápido y barato. Cuando un usuario va a solicitar algún servicio de la ley de dependencia, la teleasistencia es lo primero que se le concede, porque la valoración del grado de dependencia para asignarles centros de día, residencias o ayuda a domicilio tarda más. La filosofía de la administración es: “vamos a darle este recurso de teleasistencia a todos”; y es aquí donde la ley de dependencia hace aguas, porque a veces se le concede e instala el servicio a personas con deterioro cognitivo, que no saben hacer uso de él. No les sirve para nada porque no saben utilizarlo: o están pulsando el botón a todas horas o se olvidan de que existe y no lo usan nunca. No obstante para los usuarios susceptibles del servicio de teleasistencia, el servicio es muy eficaz.

Aquí en Madrid, cuando un usuario usa el pulsador de teleasistencia se acude directamente al domicilio porque generalmente nos dejan las llaves en la central. Si no hay llaves y la persona solicita ayuda de emergencias, se llama a la familia para que se acerque al domicilio del mayor con las llaves, si no se localiza a ningún recurso, o carece de estos, se moviliza a los bomberos y a la policía…  se atiende siempre. Tener las llaves es más cómodo y rápido. Una vez en el domicilio se valoran las necesidades del usuario: la mayoría de las veces son caídas, a veces sin consecuencias; otras veces hay que esperar la llegada del médico para que dé su valoración y se complete la atención a la persona…

En Madrid capital hay instalados alrededor de 95.000 terminales de teleasistencia, repartidos en tres empresas que atienden cada una 6 o 7 distritos. Cada empresa contrata a unos 240 trabajadores entre oficiales, coordinadores, operadores, supervisores… “Cada uno tiene su función específica, pero cuando hay bajas de personal y estas no son cubiertas, se producen situaciones en las que determinados trabajadores tienen que realizar funciones para las que no están preparados, con lo que esto supone para el  funcionamiento del servicio”, afirma Nuria.

A fecha de diciembre de 2016, el ayuntamiento preveía en su web llegar en 2020 a 103.878 domicilios, atendiendo a 124.654 personas todos los meses. Esto permitirá, aseguran, ofrecer servicio a más de 140.000 personas diferentes al año. Concretamente para el próximo ejercicio 2017, el anteproyecto del presupuesto del Ayuntamiento de Madrid recoge una dotación de casi 30 millones de euros, lo que permitirá que a lo largo del año hayan podido beneficiarse del servicio alrededor de 139.000 personas distintas.

El pliego actual de condiciones de licitación del servicio -señala Nuria- es de 2012.  Este año ha salido a concurso un nuevo pliego en el ayuntamiento de Madrid. Se preveía empezar a trabajar con él en marzo del 2017, como se han adjudicado dos de los tres lotes en baja temeraria, “el tema se está alargando y aquí estamos los trabajadores sin saber con quién vamos a trabajar, ni donde… en espera de resolución por parte del Tribunal de Cuentas. En fin, no se tienen en cuenta ni a los trabajadores de teleasistencia ni a los usuarios del servicio, prima más lo económico”, afirma Nuria

¿Cuáles son los principales problemas en la prestación del servicio?

Uno de los problemas que se sufren en  de Madrid es que cuando llevas distritos que están dentro de la M 30, no hay ningún acuerdo entre las empresas y el ayuntamiento para que los coches que llevan los oficiales (que están rotulados) para llegar a los domicilios de los mayores puedan aparcar en zonas de estacionamiento regulado, estando expuestos a las multa. Nadie quiere que le pongan una multa, tienes que buscar un sitio para aparcar, llegando, en ocasiones, más tarde de lo que se recoge en el pliego de condiciones (treinta minutos).  Al tener que estar dando vueltas en barrios del centro de Madrid muy concurridos para aparcar, se pierden minutos muy valiosos en detrimento de los mayores que pulsan el botón de TAD porque necesitan ayuda.

La falta de control de las administraciones hacia las empresas  es un gran problema. El ayuntamiento no tiene una actitud vigilante, las empresas empeoran sus condiciones y el servicio se va deteriorando.    

Cuando el usuario toca el botón, el aviso llega a los operadores y estos informan a la base del tipo de emergencia que se ha producido y de la dirección del usuario. Un oficial coge las llaves si las hay, coge el coche y se va al domicilio. Tiene un tiempo estimado de 30 minutos. Pero si resulta que la empresa no cubre las bajas del personal (AT, IT), ni las excedencias, ni las bajas por maternidad (sumando además  el tiempo que se tarda en aparcar como hemos dicho antes). El servicio no será el adecuado, porque se va a demorar la atención al usuario, así como la calidad de esta atención.

Además en ocasiones se da el caso en el  que, por ejemplo, a las 9 de la mañana llama una señora que se encuentra mal, acude a su domicilio el oficial de teleasistencia pero el médico del centro de salud no puede pasar a atenderla hasta las 14.30. Allí estará el oficial, si no se logra encontrar a ningún recurso de la señora que pueda acompañarla hasta que llegue el médico, esperando todas esas horas a que acuda el médico, sin poder atender otras emergencias. Esta circunstancia se repite en época de gripe… el personal de las empresas está bajo mínimos y quien paga estas deficiencias en el sistema es el usuario… Si la señora que está acompañada fuera mi madre pues qué bien, pero si mi madre se cae y no hay ningún oficial disponible porque están acompañando cuatro, cinco o seis horas en espera a que el médico se pase para valorar a la señora, ya no lo veré tan bien. Habría que tener en cuenta estas situaciones en los pliegos de condiciones y ampliar el número de oficiales, sobre todo, en periodos especiales del año.

Nuria pide que la administración controle más a las empresas que prestan este servicio; que se cumpla  el convenio así como las condiciones específicas de cada uno de los pliegos. Pide también que se elabore un convenio de teleasistencia para la Comunidad de Madrid porque así la atención será mucho más eficaz y mas especifica. Actualmente los trabajadores de esta área se rigen por un convenio estatal.

Pide que se tenga en cuenta a los trabajadores en las subrogaciones: en estos casos se cambia de empresa, se cambia de zona, de oficina… de tal manera que los trabajadores no tienen estabilidad. “Hoy por hoy  no sabemos dónde  vamos a estar trabajando el mes que viene ni con quién”.

Y sobre todo, pide que se revisen los sueldos, son muy bajos y no se corresponden con otros grupos de igual categoría, donde la mayoría de los trabajadores son hombres. “La desigualdad salarial entre sexos se vive especialmente en este sector, formado mayoritariamente por trabajadoras”.

 

12 de Mayo: Día Internacional de la Enfermería

Desde el Sindicato de Enfermería de UGT (se-UGT) queremos celebrar contigo este importante homenaje que cada año se dedica a nuestra profesión y aprovecharlo para juntos visibilizar el cuidado a los ciudadanos, verdadera referencia que nos debe guiar.

Seguramente para cada una de nosotras cuidar tiene un matiz muy personal, producto de nuestros conocimientos y de nuestra experiencia, algunos lo centralizan en los enfermos, otros en los sanos, pero todos compartimos esa mirada enfermera que nos hace inconfundibles en la ayuda al individuo, a la familia y a la comunidad, un examen minucioso a los comportamientos, a los entornos, a los hábitos, a las creencias y a las expectativas de las personas sobre su salud.

Sí como cita la Dra. Judith Shamian, Presidenta del CIE, “La riqueza de nuestras naciones depende de la salud de nuestras poblaciones y la salud de nuestras poblaciones depende de la enfermería” deberemos seguir esforzándonos por liderar y por lo tanto actuar en pos del respeto hacia nuestras   convicciones como enfermeras.

Este año, el Consejo Internacional de Enfermería, ha elegido como lema “ENFERMERÍA UNA VOZ PARA LÍDERAR”, dejándonos tres frases para la reflexión, a ello os animamos desde nuestra organización con el deseo de orientar el sistema de salud hacia una perspectiva de salud de la población y no solamente de sus enfermedades. 

“Me atrevería a sostener que el trabajo de enfermería es una labor de humanidad en todo el mundo…”  Ethel Bedford Fenwick, Fundadora del CIE.

“La gente quiere, necesita y busca no solo atención de salud sino atención de salud humanizada.” Dra. Frances Hughes, Directora general del CIE

Tienes que llegar hasta la mesa y ser uno de los actores porque de lo contrario tu puesto lo ocupará alguien que no entiende la enfermería.”– Dra. Loretta Ford, Cofundadora del primer programa de enfermeras de atención directa.

Página 1 de 28

IR ARRIBA