UGT no firmará un convenio que no delimite las funciones de las gerocultoras

El día 1 de febrero tuvo lugar una nueva reunión de la Mesa Negociadora del VII Convenio Marco Estatal de Servicios de Atención a las Personas Dependientes y Desarrollo de la Promoción de la Autonomía Personal, paralizada desde el 14 de junio.

La parte sindical había presentado en principio una propuesta común, pero finalmente CCOO se descolgó del penúltimo punto:

  • Vigencia hasta el 31 de diciembre de 2017.
  • Incremento del 2% en todos los conceptos.
  • Trasladar al texto del convenio los acuerdos alcanzados.
  • Aplicar la Sentencia sobre el cobro de los complementos en el periodo de vacaciones.
  • Revisar los derechos sindicales para posibilitar la representatividad por grupo de empresa, tomando como modelo el artículo 63 del convenio de seguridad privada.
  • Definir las funciones de la Gerocultora.
  • Encuadrar correctamente a los Oficiales del TAD.

Una de las líneas rojas marcadas por UGT en la negociación de este convenio es la referida a la delimitación de las tareas de las gerocultoras. Entendemos que en algún momento las empresas deberán recapacitar y reconocer que tanto la Gerocultora como la Auxiliar del Servicio de Ayuda a Domicilio son las figuras profesionales que dan sentido al mantenimiento de su línea de negocio: gracias a ellas pueden dedicarse a la prestación de los servicios en el marco de la Ley de Dependencia.

FeSP-UGT no firmará un convenio en el que no se defina claramente la exclusión de las prácticas abusivas que las patronales cometen con estas profesionales que acaban desempeñando el papel de “chica para todo”, teniendo que compaginar la labor de cuidadora con la de cocinera y limpiadora.

IR ARRIBA