El Sindicato de Mutuas de FeSP-UGT insta al Gobierno a que abra un verdadero proceso de diálogo

Desde el Sindicato de Mutuas de la FeSP-UGT denunciamos la pérdida de una nueva oportunidad de apertura de un espacio de diálogo que dé como resultado la reforma en profundidad de un sector tan importante para el mantenimiento de la actividad económica como es el de las Mutuas Colaboradoras con la Seguridad Social.

El Sindicato de Mutuas de UGT ha presentado observaciones y aportaciones al Proyecto de Real Decreto por el que se aprueba el Reglamento de colaboración, y hemos denunciado la progresiva precarización de las condiciones laborales que afecta a los empleados y empleadas de estas entidades. Las escasas reformas que el reglamento propone no hacen sino acentuar las pésimas condiciones laborales a las que este colectivo se encuentra sometido.

Al mantenerse la elección unilateral de las Mutuas por parte del empresario, se sigue propiciando la posibilidad de injerencias en los procesos recuperadores como consecuencia de Accidente Trabajo o Contingencia Comunes a los que las Mutuas Colaboradoras Seguridad Social no son del todo impermeables, situación que genera fuertes presiones en los empleados y empleadas. No corrige la necesidad de las Mutuas de dedicar ingentes esfuerzos por mantener sus empresas asociadas y sus colectivos protegidos, lo cual al final se traduce en prácticas relacionadas de alguna manera con la actividad comercial y que tienen que asumir los empleados en un marco de inseguridad jurídica generado por la propia Ley General de la Seguridad Social y el Reglamento, en los que se prohíbe de manera expresa la actividad comercial y de captación de empresas.

El reglamento mantiene secuestrada la capacidad de negociación colectiva en el sector al mantener la imposibilidad de, a través de esta negociación, distribuir salarios e incrementos salariales. No se corrige la prohibición de contratación de personal no sanitario lo que está generando un incremento exponencial de las cargas de trabajo en la parte administrativa, asumido por los empleados y empleadas sin ningún tipo de compensación.

Por último, mantiene la reducción del salario de los empleados, del 5%, desde el año 2010 a pesar de haberse superado ya, según el propio Gobierno, los motivos que dieron lugar a la aplicación de esta medida en el sector público.

Desde el Sindicato de Mutuas de FeSP-UGT, instamos al Gobierno a que abra un verdadero proceso de diálogo en el que se acometa una reforma del sector de las Mutuas y que desemboque en un modelo de Mutuas que ofrezca a sus empleados y empleadas un entorno laboral que garantice condiciones dignas, seguras y estables y, por supuesto, que se preocupe única y exclusivamente de la atención a los usuarios de estas entidades que no son otros que los trabajadores contratados por cuenta propia o ajena que desarrollan su labor en nuestro país.

IR ARRIBA