Nuevas normas sobre gestión de residuos en el proceso de desescalada

Nuevas normas sobre gestión de residuos en el proceso de desescalada

NUEVAS NORMAS SOBRE GESTIÓN DE RESIDUOS EN EL PROCESO DE DESESCALADA

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, el Gobierno ha adoptado nuevas normas sobre la gestión de residuos en el proceso de desescalada.

Procede ir recuperando la práctica habitual en materia de gestión de residuos de competencia municipal, al tiempo que se mantiene cierto grado de flexibilidad para que las autoridades competentes (la gestión de residuos es competencia autonómica y de entidades locales) puedan adecuar las medidas de gestión a la evolución de la situación.

Para ello, se ha revisado la Orden SND 271/2020, de 19 de marzo, en tres aspectos clave:

  • Recuperar la separación manual del tratamiento de la fracción resto siempre que se dispongan de los medios de protección adecuados, con el fin de minimizar los volúmenes destinados a vertedero o incineración pues para extremar la seguridad, en los primeros días del estado de alarma se dieron instrucciones para que la separación del contenido de las bolsas de fracción resto en las plantas de tratamiento no se hiciera de forma manual sino solo automática.
  • Limitar la incineración y el vertido directo de la fracción resto (compuesta por los residuos de origen doméstico que se obtiene una vez efectuadas las recogidas separadas) como máximo hasta que finalice la fase 3, dando un margen de flexibilidad a las Comunidades Autónomas para poder recuperar la gestión habitual de la fracción resto. En la orden de marzo se obligaba a destinar la fracción resto directamente a vertedero o incineración.
  • Reinstaurar la notificación previa asociada a los traslados entre Comunidades Autónomas de los residuos sanitarios en contacto con COVID-19, que había quedado suspendida para evitar las dificultades que suponía la práctica de las notificaciones en la etapa de confinamiento.

 

RECOMENDACIONES GENERALES SOBRE PRODUCTOS DE UN SOLO USO

La OMS señala que es muy poco probable que el COVID-19 se transmita a través de los alimentos o de sus envases pues es una enfermedad respiratoria que se transmite principalmente a través del contacto entre personas y del contacto directo con las gotas expulsadas al toser o estornudar por una persona infectada o por contacto con superficies contaminadas.

Aunque se deben seguir aplicando estrictamente prácticas que garanticen la higiene de los alimentos en sus instalaciones, de acuerdo con los sistemas existentes de gestión de la inocuidad de los alimentos no debe haber un mayor consumo de envases y productos desechables.

Es más, esta práctica podría resultar contraproducente, en tanto que la generación de residuos de materiales en la que la supervivencia del virus es prolongada puede convertirse en un vector de transmisión que genere más riesgo del que se pretende evitar. 

  • Fomentar la fabricación y uso de mascarillas higiénicas reutilizables (Especificación UNE 0065) para su uso por parte de la población, reduciendo así el consumo de las mascarillas desechables.
  • Al objeto de reducir la utilización de guantes de un solo uso, tener en cuenta que su utilización solo está aconsejada circunstancias muy concretas, siendo en general preferible no emplearlos y ser rigurosos con las medidas de higiene (lavado frecuente de manos, no llevar las manos a la cara…).
  • Se recomienda el uso de soluciones alcohólicas o geles de desinfección, que deberían usar los clientes a la entrada y a la salida de los mismos, limitando el uso de guantes o a las áreas de autoservicio como venía haciéndose antes de la crisis.
  • En el ámbito de la hostelería debe evitarse el uso de vajillas desechables, especialmente de plástico, habida cuenta del tiempo de permanencia del virus en ese tipo de superficie; se debe seguir apostando por vajillas reutilizables, con las medidas de higiene y desinfección adecuadas.
  • Las ventas a granel pueden seguir manteniéndose, reduciendo así el consumo de plásticos y envases innecesarios. No obstante, deben adoptarse ciertas medidas para evitar la manipulación directa por parte de los clientes o la exposición de los productos, por ejemplo, mediante despacho de los productos por parte de los trabajadores.
  • Se recomienda fomentar el consumo de productos en grandes formatos (minimizan las veces que se debe adquirir un producto, y por tanto el riesgo de infección) y reducen la cantidad de residuos de envases producidos.
  • Empleo de las bolsas reutilizables en sustitución de las bolsas de un solo uso, a fin de minimizar la cantidad de bolsas manipuladas y desechadas. Dichas bolsas reutilizables se pueden desinfectar y/o lavar en casa.
  • Recordar que no se deben abandonar los residuos en el medio ambiente, especialmente y en la actualidad mascarillas y guantes y otros equipos de protección personal que deberán depositarse en la fracción resto domiciliaria
volver arriba

Conocenos

Sectores

Áreas

Servicios

Enlaces de interes

Siguenos