FSP-UGT denuncia que los trabajadores y trabajadoras continúan expuestos al amianto en los centros de trabajo

La situación de los trabajadores y las trabajadoras afectados por el amianto constituye uno de los mayores problemas desde el punto de vista de la seguridad y salud de los trabajadores, tanto por la cantidad de material utilizado, la diversidad de sectores productivos y trabajadores afectados y por la gravedad de las secuelas, incluida la muerte.

Estas características nos llevan a considerar la situación como “daños masivos”, ya que son múltiples los afectados y con una gran dispersión geográfica. A esto se le suma la dificultad para su demostración y prueba. Lo que nos aconseja abandonar la vía de las reclamaciones individuales y buscar mecanismos para una indemnización colectiva.

Se estima que la cantidad de amianto importado a España durante la segunda mitad del siglo XX (especialmente entre los años 60 y 80) es de 2,6 millones de toneladas, teniendo su pico máximo en 1974 con 126.000 toneladas.

Más del 75% del amianto se utiliza en la fabricación de productos de fibrocemento, materiales aislantes e ignífugos así como para la fabricación de filtros y elementos de fricción.

En 1985 se comenzó con la prohibición de la variante más dañina, el amianto azul (crocidolita) y posteriormente, en 2002 el amianto blanco (crisolito) la de mayor utilización (más del 90%). Pese a la prohibición de su utilización, el amianto sigue siendo peligroso debido a su capacidad de liberar fibras como consecuencia de su deterioro, manipulación y corrientes de aire, las cuales pueden ser absorbidas por las personas de su entorno, especialmente trabajadores del ámbito de la construcción, desguaces, mantenimiento y conservación de edificios…

Según la guía editada por UGT-CEC Evolución jurídica derivada de la presencia de amianto en los centros de trabajo. 2013, basándose en diversos estudios y fuentes, se llega a estimar entre 60.000 y 90.000 el número de trabajadores implicados en la realización de trabajos en los que se utilizaba el amianto; de ellos, habría que distinguir los trabajadores potencialmente expuestos, un tercio del total, y trabajadores expuestos, es decir, los que habrían trabajado en un ambiente susceptible de producir dolencias derivadas de la inhalación de fibras de amianto por superar los valores límites establecidos.

Según una estimación del Instituto Vasco de Seguridad y Salud en el Trabajo (OSALAN), el total de supuestos reales de dolencias derivadas del amianto en el periodo 2003-2009 ascendería a 7.154 trabajadores en el ámbito nacional. Frente a esta estimación, en el año 2001 se registraron como supuestos de asbestosis, diagnosticadas al alta hospitalaria en 210 casos y fueron reconocidos como supuestos de enfermedad profesional, 29. En el periodo 2007-2012, el total de expedientes de enfermedad profesional declarada por amianto asciende a 540.

La asbestosis se encuentra en la actualidad en fase de regresión en muchos países europeos, desgraciadamente en España la situación es diferente ya que se espera el aumento progresivo de los casos, especialmente si se dan los instrumentos legales adecuados que eviten su ocultamiento y la voluntad política para atajar este grave problema. La razón principal consiste en la demora en la prohibición de su utilización en relación con los largos periodos de latencia: entre 10 y 20 años para la asbestosis; entre 15 y 30 para el cáncer de pulmón y entre 20 y 40 para los mesoteliomas, los más dañinos y característicos del amianto. Por lo tanto en los próximos años estaremos cercanos a conceptuar la extensión del problema bajo el término de epidemia.

 

volver arriba

Conocenos

Sectores

Áreas

Servicios

Enlaces de interes

Siguenos

Utilizamos cookies propias y de terceros para nuestros servicios, analizar sus hábitos de navegación, elaborar información estadística e inferir grupos de interés. Además compartimos los análisis de navegación y los grupos de interés con terceros. Al clicar en "Aceptar" o SI CONTINÚA NAVEGANDO, ACEPTA SU USO. También puede CONFIGURAR O RECHAZAR la instalación de cookies  “Cambiando la configuración de su navegador".