FeSP pide prudencia a las direcciones de los colegios concertados, privados y escuelas infantiles con la jornada de trabajo del final de curso

FeSP pide prudencia a las direcciones de los colegios concertados, privados y escuelas infantiles con la jornada de trabajo del final de curso

La Federación de Empleados de los Servicios Públicos de UGT pide a las direcciones de los colegios concertados y privados, así como de las escuelas infantiles, sensatez y prudencia tanto en la organización del trabajo en el final de este curso como en el inicio del próximo.

El curso 2019/2020 pasará a la historia como el de la pandemia sanitaria de la covid-19 y sus terribles consecuencias sanitarias tristemente vividas por el conjunto de la comunidad educativa. Pero también será recordado por las consecuencias laborales y sociales que de dicha crisis se han derivado.

Una de ellas es la gran capacidad de trabajo que han tenido los profesionales para reorganizar la labor educativa y de orientación. De la misma manera, se hamostrado una gran flexibilidad por parte de los trabajadores encargados de la gestión administrativa y de mantenimiento de los colegios. Y todo de un día para otro.

El Sindicato de Enseñanza Privada de FeSP-UGT ve razonable que la vuelta de los trabajadores a los colegios, cuando corresponda, no conlleve la misma jornada laboral que inicialmente hubiese estado prevista. No parece razonable que se deba hacer el mismo número de horas no lectivas para cuestiones administrativas, de formación o de gestión, como si no hubiese ocurrido nada, precisamente, para no seguir cargando a quienes han soportado con jornadas larguísimas el trabajo académico y de mantenimiento de las expectativas educativas de los alumnos. De la misma manera ocurrirá con el comienzo de curso, pues todo indica que igualmente podría tener un carácter atípico.

Por ello, FeSP-UGT pide comprensión a los equipos directivos que gestionan los colegios para no incorporar a la jornada laboral horas de trabajo innecesarias, cursos de formación que inicialmente pudiesen estar programados en la normalidad anterior a la crisis sanitaria y que en estos momentos no sean necesarios, así como reuniones y asistencias a los centros que no se justifiquen de manera clara.

El sindicato considera que hasta que se negocie y se acuerde una justa regulación del teletrabajo y la desconexión digital, como FeSP-UGT viene reivindicando, las direcciones de los centros deben tener en consideración el enorme sobreesfuerzo realizado por los trabajadores desde que se decretó el estado de alarma.

FeSP-UGT recuerda su intención de negociar lo antes posible, en el marco de los convenios colectivos de la enseñanza privada, la regulación del teletrabajo y la desconexión digital, además de todas las cuestiones afines que afecten a los trabajadores de la enseñanza.

 

volver arriba

Conocenos

Sectores

Áreas

Servicios

Enlaces de interes

Siguenos