Advertencia
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 639

Los Agentes Medioambientales se movilizan en Castilla La Mancha

Los Funcionarios del Cuerpo de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha viven una situación como nunca antes habían conocido. Han pasado cuatro duros años de retrocesos, recortes, disminución de plantilla, ataque contra sus funciones y redacción de normas de gestión y protección medioambiental de las que se les ha excluido sistemáticamente, etc. Esta situación responde a una política generalizada, enmarcada en una línea liberal de recortes y retrocesos en los derechos de los ciudadanos en todos los ámbitos. Llevamos casi un año desde que los promotores de esa política entregaron el relevo  al actual gobierno que prometió cambios y la devolución a los ciudadanos, de los servicios públicos recortados y desmantelados. Sin embargo, en esta nueva etapa  otra vez, el medioambiente se queda  a la cola, e irremediablemente asociados a él, los funcionarios que  tienen encomendada su defensa, los Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha.

La estrategia del anterior ejecutivo en lo referente al medioambiente fue tratarlo como si de  un estorbo para la recuperación económica se tratase, se afrontó una legislatura en la que la aplicación de la normativa de protección medioambiental estaba mal vista desde la propia administración, en la que castigaba con el desprecio e incluso amenazas disciplinarias a aquellos funcionarios que en ejercicio de sus funciones contradecían las órdenes no escritas en pro de la defensa medioambiental. Esta situación llevó al punto de mira al Cuerpo de Agentes Medioambientales, que pasó de ser, de la noche a la mañana, un colectivo bien considerado y respetado dentro de la administración a ser un cuerpo molesto, un testigo incómodo que además cuenta con la formación y las herramientas legales suficientes para dar fé por escrito y ante las autoridades competentes de los atropellos por acción u omisión que se pretendían cometer contra el medioambiente.

La primera arma que utilizaron para neutralizar el Cuerpo de Agentes Medioambientales fue el ajuste presupuestario, mediante esta excusa se eliminó la plaza de Coordinador Regional de la unidad de Agentes Medioambientales (UCORCAM) y las 5 plazas de Coordinadores y Coordinadoras de las unidades provinciales, se asignó el personal jurídico y administrativo de la unidad a otras secciones de la Consejería de Agricultura que poco o nada tenían que ver con la protección del medio ambiente acabando de esta manera con  30 plazas de funcionarios del grupo A1, A2 y C destinadas a la protección medioambiental. Se sustituyó esta unidad por un único funcionario de grupo C. Cuando el colectivo plantó cara al desafío y continuó llevando a efecto la protección medioambiental se nombró  un Jefe de Área del grupo A, que actuó como coordinador encubierto, con la misión de rematar el trabajo e intentar inutilizar definitivamente al Cuerpo de Agentes Medioambientales de Castilla La Mancha.

La segunda estrategia fue aprovechar la coyuntura y deshacerse de cuantos Agentes Medioambientales pudo. Primero no cumpliendo el acuerdo por el que debían llegar a 690 agentes medioambientales en la región antes de 2015, luego aplicando la tasa de reposición de cero, continuaron  amortizando todas las plazas cubiertas interinamente al forzar concursos en los que solo se ofertaban esas plazas y no las vacantes que estaban sin cubrir y por último despidiendo ilegalmente a los interinos que se salvaron de la quema. Dando como resultado un cuerpo con sobresaturación de trabajo, al que se le obliga a dar prioridad sobre todo lo demás a los trámites administrativos, que solo se dejan de lado para la extinción de incendios, como si el resto de funciones, así como las agresiones contra el medio ambiente no tuviesen importancia, incluyendo el esclarecimiento de las causas que originan los incendios.

La tercera fase fue quitar medios de trabajo, siendo la actuación más relevante la retirada de 35 vehículos que disponían de puente con luces V1 de color azul con la excusa de que los vehículos eran de “alta gama”, (esto lo decía quién iba a diario con un Audi A6 de su domicilio en Ciudad Real a su “Centro de Trabajo” en Toledo). Su destino fue estar dos años aparcados en las dependencias del vivero de Toledo mientras se cumplían los 4 años de renting, los cuales se abonaron religiosamente a la empresa arrendataria, que retiró unos vehículos prácticamente de kilómetro cero. Posteriormente compraron vehículos  de un importe similar pero sin puente con luces. La pérdida de eficacia y el incremento de la gravedad en las situaciones de emergencia medioambiental por los retrasos sufridos al circular sin los dispositivos prioritarios es una realidad que desgraciadamente no podemos cuantificar pero que a día de hoy sigue produciéndose.

El cuarto paso de esta macabra conspiración para entorpecer nuestra labor fue atacar la seguridad de los trabajadores, no implementando las medidas de seguridad que recoge la evaluación de riesgos y paralizando cualquier medida que se estuviera barajando anteriormente. En esta línea, por poner un ejemplo, no se ha  dotado a los agentes de los equipos de protección completos para el manejo, recogida y traslado de fauna a los centros de recuperación, para la recogida de muestras de sustancias tóxicas o contaminantes. Todo ello pese a los reiterados requerimientos de la inspección de trabajo. De nuevo esta falta de medios es un ataque contra los Agentes medioambientales, otro palito en la rueda para la defensa del medioambiente.

La quinta fórmula utilizada, es además cruel y despiadada, ya que ataca directamente  a aquellas personas que de manera temporal o permanente por  diferentes cuestiones, o simplemente por estar embarazadas, no pueden ejercer la totalidad de las funciones que tiene este colectivo y en especial los incendios, son los que la administración llama “No Aptos para incendios”. Este “no apto”, supone dos cosas: Una penalización para esa familia que espera un hijo o ese trabajador en situación especialmente vulnerable de una disminución de un 20% de sus ingresos anuales, y la pérdida de un efectivo para el servicio que perfectamente puede desempeñar puestos reservados para agentes medioambientales dentro del operativo contra incendios que no exigen estar en primera línea de fuego. Su participación supondría ganar un efectivo bien para hacer otras labores en la extinción o bien para atender el resto de funciones de protección medioambiental que durante la campaña de alto riesgo por incendios parecen olvidarse.

La sexta estrategia ha sido intentar sumir al cuerpo de Agentes Medioambientales en un caos burocrático de instrucciones y protocolos que se contradicen pero que siempre tienen una  puerta de atrás que permite a la administración saltárselos a placer  y que tienen su mayor impacto en la seguridad en la extinción de incendios.

La séptima fué la modificación a placer y   por decretazo de la normativa que afecta al medioambiente y en ese paquete no solo van las grandes leyes como la de caza, que a su vez modifica la de protección de la naturaleza, la de evaluación ambiental y la de pesca ..... también la normativa específica que afecta al Cuerpo de Agentes Medioambientales como es su Reglamento para introducir la figura de coordinador regional por un sistema de provisión arbitrario, sistema por el cual se nombró al anterior coordinador regional y sistema por el que se nombra  al actual, en contra de sentencia del tribunal superior de Albacete. O la orden de incendios en 2013 encaminada a eliminar la investigación de las causas de incendios y que supuso un empeoramiento grave de las condiciones de trabajo para los funcionarios durante la extinción de los incendios forestales que repercute en la eficacia y eficiencia en la extinción de incendios.

El octavo disparo alcanzó la base para cualquier persona en el ámbito laboral, la formación, eliminó paulatinamente de la oferta formativa de la Escuela de Administración regional los cursos de formación específicos para agentes medioambientales e intentó impedir la asistencia de los agentes a los cursos de formación dados por los sindicatos, actualmente la oferta formativa específica para 496 agentes se reduce a  tres cursos de no más de 30 plazas al año. Esta dinámica continúa con el incumplimiento de lo establecido en la legislación por parte de la escuela de protección ciudadana que no ha incluido a los agentes medioambientales en su programa formativo

Todo este caos, que como ya hemos dicho, empezó en el año 2011 con la supresión de la UCORCAM,  se comenzó a tratar  en el seno de la Comisión Asesora Mixta hasta el momento en el que el Director General y la Secretaria General incumplieron de una manera bochornosa los precarios acuerdos a los que se llegó para iniciar una tímida recuperación de la Unidad de Coordinación y modificación de la orden de incendios de 2013.

Esta postura fue ratificada por el propio Viceconsejero de Medio Ambiente, Sergio David González en reunión mantenida con los representantes sindicales el día 6 de marzo tras levantarnos de la Comisión Asesora Mixta y hacer una concentración de delegados sindicales  para reclamar diálogo.

Para desatascar la negociación se le propuso al Viceconsejero hacer una simple reestructuración y comenzar a negociar la orden de incendios desde la de 2010. Ni tan siquiera a estas propuestas de mínimos  accedió informando por nuestra parte que trasladaríamos esas negativas a los trabajadores y llevaríamos a efecto todas las acciones de protesta que se acordasen en esas asambleas.

Esperamos recuperar la senda de la negociación que hizo de Castilla-La Mancha  pionera en el año 99 en lo referente a la selección del personal que custodia su medioambiente, apostando por la formación al exigir que todos los Agentes fuesen Técnicos Superiores,  siendo desde el año 2.000, hace ya 16 años  una realidad al exigirse la titulación de Técnico Superior en Gestión y Organización de Recursos Naturales a los opositores. Esta calidad en la selección de los Agentes Medioambientales se ratificó posteriormente en el año 2011 en la ley 4/2011 de empleo público por la que se crea el Cuerpo Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha y en consonancia con lo regulado en el EBEP este cuerpo de técnicos en el que se integra el actual Cuerpo de Agentes Medioambientales se enmarca en el Grupo B, aunque nuevamente tenemos una ley carente de desarrollo ya que para que esta integración sea efectiva, hay que desarrollar reglamentariamente la ley, otra de las promesas incumplidas.

Por todo ello convocamos a los trabajadores y todo aquel que adopte como suya la lucha obrera y la defensa del medioambiente Castellano Manchego a  participar en la manifestación que se llevará a efecto el día 12 de mayo a las 12 de la mañana en Toledo desde la puerta del Cambrón,  pasando por la puerta de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural y con finalización en la plaza del Cardenal Silíceo donde se leerá un manifiesto.  

Esperamos un SÍ a la RECLAMACIÓN de la restitución de la UCORCAM en los mismos términos en los que se encontraba en  2010, con independencia orgánica y funcional y fuera de la Dirección General de Política Forestal y Espacios Naturales. Con el cese inmediato del Coordinador Regional de nivel 22 y la utilización de esa partida presupuestaria para la recuperación de la UCORCAM.

Esperamos un SÍ a la RECLAMACIÓN a la derogación de la Orden de 28/05/2013 por la que se regulan los servicios de prevención y extinción de incendios forestales para negociar partiendo de orden de 2010.

Esperamos un SÍ a la RECLAMACIÓN del desarrollo reglamentario de la Ley 4/2011 de Empleo Público de Castilla-La Mancha  en lo referente al desarrollo del Cuerpo Profesional de Agentes Medioambientales.

Esperamos un SÍ a la RECLAMACIÓN de elaboración de una Ley Regional del Cuerpo de  Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha.

Esperamos un SÍ a la RECLAMACIÓN de un plan para la restitución de las 113 plazas de Agente Medioambiental recortadas desde 2010 con la reincorporación inmediata de los Agentes Medioambientales cesados ilegalmente en 2012 y la recuperación del acuerdo de llegar a 690 Agentes adquirido por los anteriores gobiernos socialistas, que permita una cobertura homogénea

Esperamos un SÍ al desarrollo de la segunda actividad para Agentes Medioambientales tanto en extinción de incendios como en el resto de las funciones que realizan.

 
volver arriba

Conocenos

Sectores

Áreas

Servicios

Enlaces de interes

Siguenos