Arrasadas 74.260 hectáreas de superficie forestal en España, reflejo de las deprimentes condiciones de los bomberos forestales

Arrasadas 74.260 hectáreas de superficie forestal en España, reflejo de las deprimentes condiciones de los bomberos forestales

Del optimismo a no informar o sacar ni una nota de prensa. Así es como vemos las y los Bomberos Forestales que aborda la situación en cuanto a los Incendios Forestales tanto el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, como las Comunidades Autónomas. Éstas últimas, las que tienen las competencias en esta materia, sacan pecho cuando los datos son buenos, procediendo a congelar o reducir presupuestos y, sobre todo negándose a mejorar condiciones laborales al personal que lucha frente al fuego duramente. Pero cuando los datos no le son favorables como estos últimos, esconden la cabeza como el avestruz esperando que pase el peligro. 

La nueva publicación del MITERD sobre los datos actualizados hasta el 29 de agosto, nos muestran que se han arrasado 74.260 hectáreas de superficie forestal en España. Dato que está por encima de las 68.548 hectáreas de media del decenio, y muy por encima del año 2020, en el que ardieron 45.078. Hay que ser optimista en cuanto a las incidencias, puesto que tenemos 4.333 frente a los 5.747 de media, pero hay un dato escalofriante que nos hace seguir demandando a las administraciones un mayor compromiso, y es que hay un cambio generacional a peor en cuanto a los Incendios Forestales. Los Grandes Incendios Forestales se sitúan en 19 sobre los 13 GIF de media, y sobre todo hay que mirar que dichos GIF fueron la mitad en 2020. Agosto ha sido duro especialmente en cuanto a estos grandes incendios, del que hay que destacar Navalacruz (Ávila), que arrasó 22.037 ha. y ha dejado en evidencia las carencias del sistema de extinción mixto de la comunidad de Castilla y León, con numerosas carencias en el personal tanto laboral de la administración, como del conglomerado de empresas privadas que conforman el resto del personal ¡Todo un despropósito!

Los GIF ponen en peligro a las poblaciones, a las y los bomberos forestales, y son una pérdida irreparable en muchos casos para la biodiversidad. Pero es que son tremendamente costosos en su extinción, tanto económicamente como en el plano laboral, puesto que GIF como el de mayo en Arico, en las Islas Canarias, ha estado hasta este mes de agosto teniendo constantes reproducciones que han hecho que los SPEIF estén constantemente trabajando.

ATENCIÓN A LA MULTIEMERGENCIA

A parte de los IF, las catástrofes medioambientales que está sufriendo la península en los últimos años, solo vienen a poner de manifiesto que el Cambio Climático está aquí, y que o somos capaces de coordinar los recursos existentes, o nos abocamos a que los daños por “Filomenas”,  “DANAS”, etc., sean un problema muy serio para la población. Cerramos agosto y abrimos el mes de septiembre con las y los compañeros Bomberos Forestales de Valencia, Murcia, Castilla-La Mancha… interviniendo en las inundaciones de la ultimas precipitaciones, pero en las mismas condiciones que hace lustros: sin EPIs o sin ser los adecuados, con falta de avituallamientos o solo por medios de la población voluntaria (tal como pasa en los incendios), sin información coordinada,  sin el material correcto, con carencias en cuanto a la formación específica…

Por ello, desde UGT Servicios Públicos, insistimos en que el personal dedicado a la Prevención, Detección y Extinción de Incendios Forestales, así como el Apoyo a las Contingencias en el Medio Natural y Rural, son un servicio esencial, que debe ser público al cien por cien, con la coordinación, formación y materiales necesarios, y por supuesto empezando por acabar con la temporalidad y dotar de convenios colectivos con las condiciones laborales, sociales y económicas dignas. A todo esto le sumamos que desde el Ministerio aun se sigue trabajando en la elaboración del proyecto de Ley para el Estatuto Básico del Bombero Forestal, agravando en el tiempo la diferencia entre el personal que atiende la emergencia, y que cada vez realiza más trabajos intercomunitarios, dejando evidente la diferencia de horarios, de salarios, de equipos de protección individual, y sobre todo de regulación. Por ello volvemos a reclamar al MITERD que cumpla su promesa y de vida a un marco regulador homogéneo para el colectivo que acabe con de una vez por todas con los agravios entre quienes hacen lo mismo en una comunidad y otra, pero que siguen siendo diferentes a sus vecinos del otro lado de la frontera autonómica, cuando todos estamos en una misma nación. 

volver arriba

Conocenos

Sectores

Áreas

Servicios

Enlaces de interes

Siguenos

Utilizamos cookies propias y de terceros para nuestros servicios, analizar sus hábitos de navegación, elaborar información estadística e inferir grupos de interés. Además compartimos los análisis de navegación y los grupos de interés con terceros. Al clicar en "Aceptar" o SI CONTINÚA NAVEGANDO, ACEPTA SU USO. También puede CONFIGURAR O RECHAZAR la instalación de cookies  “Cambiando la configuración de su navegador".